Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



MAGAZINE


"The Proposal", una comedia romántica poco novedosa

| Viernes 14 agosto, 2009



Crítica de cine
“The Proposal”, una comedia romántica poco novedosa
La trama entre una editora odiosa interpretada por Bullock resulta predecible

“The Proposal” es una comedia romántica con todos los ingredientes típicos de este tipo de películas, con pocas o ninguna novedad, que cuenta como atractivo principal con el protagonismo de Sandra Bullock.
Una película tan típica como tópica en la cual la historia se pone al servicio de Bullock, que regresa a la comedia romántica siete años después de “Two weeks notice” y lo hace con un vehículo construido para su exclusivo lucimiento.
Con un sorprendente resultado de taquilla en Estados Unidos (lleva recaudados más de $83 millones y su presupuesto ha sido de $40 millones), Bullock se ha vuelto a situar entre las favoritas del público con esta historia en la que interpreta a una fría e inteligente editora a la que únicamente le interesa su trabajo.
Bullock es Margaret Tate, una canadiense a quien por diversas razones los servicios de inmigración estadounidenses amenazan con echar del país, problema que resuelve anunciando una boda sorpresa con su ayudante, un joven americano (Ryan Reynolds) que la odia pero que busca la oportunidad de ser ascendido a editor.
Es obvio desde el principio que el odio se va a transformar en amor y el único interés de la historia es saber cómo, cuándo y a qué obstáculos se van a enfrentar los protagonistas.
El problema es que esos obstáculos, tan típicos de toda historia romántica que se precie, apenas existen, ya que la odiosa familia del chico no lo es tanto y Reynolds no odia a su jefa como hace creer.
Rodada en unos espectaculares paisajes de Alaska y con una fantástica Betty White (“The Golden Girls”) como la abuela del chico, la película se sustenta únicamente en el saber hacer de Bullock, en su tirón de taquilla y en la química con Reynolds, un guapo muy del estilo hollywoodiense para adolescentes.
Y un publicitado desnudo de la actriz, convertido en un gag cómico de lo más inocente, ha sido uno de los elementos más comentados durante la promoción.
Dirigida por Anne Fletcher (“27 Dresses”), la película se ve con la misma facilidad con la que se olvida.

Madrid
EFE