Enviar
Tenís-tico

La Copa del Café es un torneo internacional de tenis que desde hace 47 años nos deja enseñanzas. Algunas de ellas han ido implementándose poco a poco. Quizás, más lentamente de lo deseable, pero es cierto aquello de que, a cada idea le llega su tiempo.
En esta edición de la Copa hemos visto una excelente organización y un cumplimiento horario más afinado que nunca. Los jugadores costarricenses van marcando resultados que merecen nuestra atención. Al observador ajeno al tenis se le puede escapar el resultado de los ticos porque en forma simple, únicamente ve el resultado final. Los jugadores nacionales quedaron fuera en la primera ronda. La verdad es que debemos analizar la pizarra de resultados y ahí nos podemos formar el criterio del avance de los nuestros.
Los ticos en los últimos tres torneos han tenido opción de dejar número en los resultados. Quiero decir que desapareció aquello de ticos 6-0. Tenemos números que nos dejan números a favor y sets ganados en muchos partidos. Los jugadores de menor edad van dando mejores resultados y nos compromete más a fortalecer el torneos de U14.
Este año, hemos visto la gran disciplina de nuestros visitantes. Jugadores y jugadoras que se comprometen a realizarse como atletas desde los cinco años de edad y cuando tienen 16 logran ingresar a sus primeros torneos profesionales.
Los jugadores y entrenadores locales deben aprender de la disciplina de los extranjeros. Hablar con los europeos nos da una clara demostración de un día en la vida, un día de dedicación al tenis. Se levantan desayunan, meriendan, almuerzan y cenan tenis. En los descansos, leen y estudian tenis. Se divierten jugando tenis y otros deportes para formarles la disciplina atlética.
Algunos lectores dirán, ¡qué vida!, ¡pobres muchachos! Pero no hay tal. Es una vida elegida por los padres y desarrollada por los jóvenes libremente. Existen tristes excepciones. Pero son eso, excepciones.
Costa Rica necesita disciplina y los niños y jóvenes que nos representan en las canchas de tenis están forjando un camino hacia la patria disciplinada que anhelamos.

Ricardo Castro Calvo
Para La República

Ver comentarios