Logo La República

Viernes, 22 de febrero de 2019



NACIONALES


Tasa básica y tipo de cambio descendieron durante 2010

Angelica Zamora [email protected] | Jueves 30 diciembre, 2010



Ambos indicadores estuvieron afectados por la fuerte entrada de dólares en la economía este año
Tasa básica y tipo de cambio descendieron durante 2010
Apreciación del colón afectó a hoteleros y exportadores, pero favoreció el poder adquisitivo de costarricenses

Este año, dos indicadores económicos dieron de qué hablar por las volatilidades que experimentaron y los efectos que ocasionaron: la tasa básica pasiva (TBP) y el tipo de cambio del dólar.
El primero se mantuvo prácticamente invariable en la primera mitad del año y volátil en los siguientes meses, pero sin experimentar cambios fuertes al alza, sin embargo, tampoco bajó lo que los expertos esperaban para el cierre del año (menos del 6%).
El segundo indicador fue el más polémico y ocasionó fuertes críticas, tanto para el Gobierno como para el Banco Central. Sus movimientos fueron principalmente a la baja e incluso llegó a rozar el piso de la banda cambiaria (¢500). Esto provocó quejas constantes del sector turismo y del exportador, afectó a las empresas que dependían de las ganancias cambiarias y a los bancos privados que tienen la mayoría de su capital en dólares. Pero tuvo la aceptación de los comerciantes e importadores, además benefició a los deudores en dólares y a la población en general, porque ha contribuido al control de la inflación.
A lo largo de 2010, el tipo de cambio se mantuvo históricamente bajo, debido a la mayor oferta de dólares en la economía producto de la apertura del mercado de seguros, así como la entrada creciente de inversión extranjera directa, explicó Gina Ampiée, gerente general de INS Valores.
“Cabe agregar que la mejora en la calificación soberana de Costa Rica, así como el mayor premio por invertir en moneda local, propiciaron una mayor entrada y repatriación de capital; hacia finales de noviembre e inicios de diciembre, las obligaciones propias de fin de año provocaron que el tipo de cambio bajara aún más e incluso tocara el piso de la banda. La apreciación interanual al 20 de diciembre alcanzó el 10,61%”, comentó Ampiée.
Costa Rica es el segundo país con mayor apreciación de moneda en Latinoamérica, según el último informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Este fenómeno es el resultado de un permanente exceso de divisas en el mercado cambiario y del deterioro en el mercado inmobiliario, junto con unas tasas de interés internacionales cercanas a cero, que limitaron las opciones de inversión en los mercados desarrollados, por lo que los países de la región con tasas de interés llamativas se convirtieron en mercados preferidos para la atracción de flujos de capital internacional de corto plazo y largo plazo, detalló Hairo Rodríguez, subgerente de Banco Cathay.
El compromiso que el Banco Central hizo en la Revisión del Programa Macroeconómico 2010-2011 fue mantener los parámetros de las bandas cambiarias y lo cumplió, pero para detener la caída en la segunda semana de diciembre tuvo que intervenir la banda comprando $16,2 millones. Otra medida que influyó en que el tipo de cambio no bajara más es el programa para el fortalecimiento de reservas internacionales, para el cual adquirió $248 millones al 22 de diciembre.
Por su parte, TBP ha fluctuado entre el 6,75% y el 8,5%, aunque el nivel más bajo solo lo mantuvo durante una semana y la mayor parte del año permaneció en un 8%. En 2009 el indicador tuvo un promedio del 11%, por lo que se puede concluir que en 2010 los intereses se han mantenido en niveles inferiores.
Los principales movimientos que se registraron en el año estuvieron relacionados con las necesidades de captación de los bancos públicos, que son mayores a las de otros sectores que componen la tasa.
La tasa básica es resultado de un cálculo ponderado por el volumen de depósitos en cuentas corrientes de 150 a 210 días; resulta natural que las transacciones de los más grandes impacten en mayor cuantía esta variable. En el mercado ha persistido el modelo líder-seguidores, donde la banca estatal acapara la mayor parte y las demás entidades tienden a seguir al “más grande”, dijo Rodríguez.
“Si la inflación observada fuera el único o principal determinante de la tasa básica pasiva, esta tendría espacio para mayores reducciones; sin embargo, dado que en el cálculo de la TBP la tasa promedio de captación de los bancos públicos comerciales es el componente más importante y depende de necesidades particulares de liquidez de los intermediarios, consideramos que al cierre de 2010 y 2011 la TBP tendrá un piso del 7%”, dijo la gerente de INS Valores.

Angélica Zamora
[email protected]