Enviar
Alza de intereses aún no logra bajar inflación pero estaría cerca
Tasa básica habría llegado al techo

• Si la inflación esperada es de un 10% las tasas se ubicarían entre el 11% y 12% de acuerdo con expertos

Wilmer Murillo
[email protected]

La Tasa Básica Pasiva (TBP) habría tocado el techo o está muy cerca de hacerlo, pues a pesar de las variaciones recientes no ha logrado romper el nivel del 11%.
El cálculo de la TBP que realiza el Banco Central como promedio ponderado de las colocaciones a 150 y 210 días cerró en un 10% la semana pasada. Esta tasa disminuyó en 50 puntos respecto al dato anterior y fue la tercera semana que mostró una baja.
La tesis esgrimida por expertos es que para lograr tasas reales positivas la TBP debe sobrepasar el 16,3%, o sea la inflación interanual.
Pero este encuentro del indicador con la inflación no debe medirse con respecto a la inflación pasada, dijo Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del Banco Central.
La inflación esperada es la que a juicio del jerarca se debe tomar en cuenta para ver hasta dónde subirán los intereses, no la pasada.
Con base en esto, algunos expertos infieren que si la inflación esperada es del 10%, la TBP debería estar en un mínimo de un 11% o un 12%, o menos incluso, pues proyecciones del Fondo Monetario Internacional esta semana valoraron que la inflación esperada costarricense sería del 9% el próximo año.
“Las oscilaciones entre un 10% y un 11% de la TBP demuestran que tendería a quedarse en ese rango en los próximos meses”, dijo Isaac Castro, estratega de Interbolsa.
En este panorama las tasas podrían estar algunas veces positivas en términos reales o a veces en cero, indicó.
“La TBP es un indicador de las necesidades de captación que tienen las entidades financieras para obtener liquidez con diferentes propósitos, y con la liquidez que tiene actualmente el mercado es difícil esperar que siga bajando”, dijo Gina Ampié, gerente de INS Valores.
Por su parte, la inflación depende en mucho del efecto en la economía que tenga el comportamiento de los precios del petróleo, señaló la experta, quien considera que el cálculo ahora tiene un rezago importante como para suponer que la inflación suba en noviembre.
“Lo que estamos viendo es una ligera disminución de la tasa básica pasiva; la liquidez no representa un problema en este momento”, dijo Gutiérrez, y señaló que “los bancos habían subido mucho los intereses buscando una posición cómoda. Ya la tienen y están bajando los intereses levemente”.
La teoría de falta de liquidez contrastada con los indicadores macroeconómicos aparentemente no se confirma.
La tasa interbancaria, con la que los bancos se prestan entre sí, y la cual el Banco Central interviene, ronda actualmente el 5% y la tasa de política monetaria (rectora del sistema) en un 10%. “Desde el punto de vista de los usuarios de la liquidez, no sienten presiones fuertes, porque de existir estarían dispuestos a pagar más por las captaciones”, señaló Gutiérrez.
Por lo anterior, la TBP baja reflejando que los bancos grandes sienten que la liquidez es la adecuada en este momento.
Es de suponer que la inflación va a ceder porque la liquidez en el sistema está siendo pagada a una tasa del 10% por donde ronda la TBP.
“Cuando la liquidez en la economía empieza a crecer poco, el empresario tiene poco margen para subir los precios y eso termina traduciéndose en menor inflación, con lo cual se acercarían los dos indicadores”, señaló Gutiérrez.
En función de la contracción del crédito, la inflación esperada y el comportamiento del tipo de cambio de referencia, la tendencia de las tasas de interés es al alza.
“Llevamos dos años de tener tasas negativas y de desmotivar el largo plazo, de ahí que algunos inversionistas han buscado refugio en instrumentos extranjeros en vez de incentivar las actividades y el desarrollo de Costa Rica”, señaló por su parte Orlando Soto, gerente general de Acobo.
El efecto directo de esa política es para desestimular el ahorro y la inversión, aumentar el circulante y atizar la inflación, señaló Soto.
Si las variables se comportan como hasta ahora con tanta volatilidad, de lo único que “podemos tener certeza es de la necesidad de ser cautelosos y muy prudentes, manteniendo niveles importantes de inversión en el muy corto plazo y la liquidez suficiente para enfrentar el impacto de la crisis internacional, hasta donde sea posible”, añadió Ampié.
Por su parte, las tasas reales positivas no se podrán observar hasta que el Banco Central logre dar parámetros en las bandas cambiarias (valor del piso y el techo y sus variaciones periódicas) más acordes con la realidad, dijo William Porras Bermúdez, analista del Banco de Costa Rica.
De no ocurrir estos cambios, “dudo mucho que veamos tasas reales positivas”, señaló Porras.
Ver comentarios