Estudios sísmicos muestran que el país podría contener por lo menos 2,7 billones de metros cúbicos de gas y 850 millones de barriles de petróleo. Bloomberg/La República.

 El Líbano podría aprobar medidas para avanzar con la primera subasta de derechos de petróleo y gas natural offshore, que estaba estancada, y terminar con años de disputas políticas en un intento por alcanzar a los demás en una carrera regional para aprovechar la riqueza energética del este del mar Mediterráneo.
La subasta, originalmente programada para noviembre de 2013, quedó congelada ante la imposibilidad del Gobierno de hacer aprobar decretos para demarcar bloques de energía, fijar contratos de producción compartida y especificar los protocolos de licitación. Mohammad Kabbani, director del comité parlamentario de energía, dijo este lunes que esperaba que se aprobaran los decretos esta semana, “poco” después de los feriados musulmanes de Eid al-Fitr.
“Sería la primera medida sería en tres años”, dijo Kabbani en entrevista telefónica desde Beirut, sin dar más detalles sobre cuándo se podría aprobar. “Deberíamos apresurarnos para estar presentes en el mercado antes que sea demasiado tarde”.
Líbano quedó rezagado detrás de sus vecinos Israel, Chipre y Egipto en el desarrollo de los depósitos de petróleo y gas que podrían encontrarse debajo de su parte del Mediterráneo. Estudios sísmicos muestran que el país podría contener por lo menos 2,7 billones de metros cúbicos de gas y 850 millones de barriles de petróleo, dijo el por entonces ministro de Energía Gebran Bassil en una entrevista en diciembre de 2013. Exxon Mobil y Total SA son dos de las 46 empresas preclasificadas para hacer ofertas de exploración en las costas del país.
Líbano no tiene presidente hace más de dos años y las instituciones gubernamentales están paralizadas por las divisiones políticas y la violencia esporádica que vienen en aumento desde el estallido de la guerra en Siria en 2011.

 

 

Ver comentarios

Notas Anteriores