Leiner Vargas

Leiner Vargas

Enviar
Martes 23 Octubre, 2012


Reflexiones
S.O.S. en el sector eléctrico


Hace unos días se anunció que la represa del Arenal se encuentra cercana a uno de sus límites históricos, en tanto a la disminución del nivel del embalse.
Este mensaje, que pareciera una simple condición técnica del sector eléctrico, es un verdadero SOS al país y sobre todo, a los tomadores de decisión público y privado del sector.
De continuar la situación tal como está prevista, el verano 2013-2014 será un calvario para el sector eléctrico nacional.
No solo se trata de un aumento en el costo de la electricidad, debido a la necesidad de utilizar fuentes térmicas basadas en combustibles fósiles, sino inclusive, problemas asociados al abastecimiento de la energía y la potencia del sistema.
Arenal es el único embalse con capacidad para regular anualmente el sistema eléctrico y como tal, el nivel del embalse es el indicador clave para conocer la evolución futura del sistema.
Ciertamente el país tiene enormes desafíos en materia gestión pública en el ámbito energético. El cambio climático genera adicionalmente, cambios en el comportamiento de los indicadores tradicionales de planificación energética.
El país debe fortalecer la diversidad de fuentes energéticas, de tal forma, que tengamos un seguro ante los efectos del cambio climático. Ahora, muchas de esas fuentes alternativas están en parques nacionales o en reservas, por lo que su uso no está limitado.
El gas natural es una alternativa que apenas empieza a tomar forma, pero se requiere decisiones y sobre todo, acciones concretas para lograrlo.
El mayor costo por enfrentar es el de no actuar. No tomar decisiones puede ser peor que tomarlas. Lamentablemente, en el sector eléctrico estamos comprando todos los números de la rifa, si no somos capaces de generar cambios en el sector y lograr integrar esfuerzos con el sector privado, el país puede estar a la vuelta de la esquina, ante un nuevo apagón. Ciertamente el ICE es una fortaleza, pero estamos llegando al punto que la planificación eléctrica indicativa no es suficiente para atender los desafíos del sector.
Debemos hacer un esfuerzo nacional para ahorrar energía, fortalecer la participación de energías nuevas y alternas al sistema eléctrico incluyendo la autogeneración o generación distribuida, incrementar los esfuerzos para atraer nuevas fuentes como el gas natural al sector eléctrico.
Alianzas estratégicas entre el sector público y privado son necesarias, ya no se puede depender únicamente de la hidroelectricidad o de una sola empresa, como en el pasado. Si dejamos pasar el tiempo, la solución será mucho más costosa y los tragos por tomar serán más amargos. En tanto no actuemos, seguiremos teniendo un SOS en el sector eléctrico.

Leiner Vargas Alfaro
[email protected]