La celebración y aplausos coordinados recibieron un considerable tiempo de transmisión, mostrando frecuentemente el logotipo de Carlsberg en pantalla. Bloomberg/La República

 El desempeño de cuento de hadas de Islandia en la Eurocopa hizo famosos a los hinchas viajeros de su selección y proporcionó inesperados retornos para su patrocinador principal, la empresa cervecera Carlsberg A/S.
La compañía danesa, cuyo mayor patrocinio es su acuerdo de $44,5 millones con el torneo, también hizo una pequeña contribución para financiar al grupo de aficionados de Islandia denominado Tolfan o Jugador Número 12. El acuerdo generó una exposición adicional de la marca Carlsberg que aparece en forma destacada en muchas camisetas de los hinchas de Islandia– en un momento en que la empresa se vio limitada por las leyes francesas que prohíben la exposición de las marcas de alcohol en recintos deportivos.
Islandia fue la cenicienta del torneo, un equipo poco conocido y sin estrellas que hacía su debut en el campeonato, ignorado por los principales patrocinadores como Nike y Adidas AG. El equipo superó la fase de grupos y luego generó un trauma a nivel nacional tras derrotar a Inglaterra la semana pasada y llegar a cuartos de final. La odisea terminó con una goleada 5-2 por parte de Francia el domingo, pero la derrota no amilanó el apoyo de los 10 mil hinchas islandeses agrupados en un extremo del estadio. Sus cánticos de guerra y aplausos coordinados recibieron un considerable tiempo de transmisión, mostrando frecuentemente el logo de Carlsberg en pantalla.
Aunque la cervecera no es patrocinadora de la selección de Islandia, el distribuidor islandés de Carlsberg llegó a un acuerdo a principios de este año con Henson, el fabricante de las camisetas de los Tolfan. Los detalles financieros no han sido revelados y es probable que el valor no sea significativo, dijo Tim Crow, máximo responsable ejecutivo de Synergy, consultora especialista en patrocinios deportivos con sede en Londres.
Resultó ser una inversión inteligente para Carlsberg, considerando que las leyes francesas prohíben la publicidad de productos alcohólicos en eventos deportivos. Esto significó que Carlsberg no pudo presentar su marca en carteles publicitarios, sin embargo, utilizó solo una palabra de su eslogan: “Probablemente”. (El eslogan completo dice: “Probablemente, la mejor cerveza del mundo”).

 


 

Ver comentarios

Notas Anteriores