Enviar
Sin Pujols… no hay problemas
Los Cardenales, campeones del Mundo debutan el miércoles

La partida de un Albert Pujols puede desarticular a cualquier equipo, pero no a los Cardenales de San Luis. De veras.
En vez de gastarse los $240 millones que los Angelinos de Los Angeles emplearon para llevarse a Pujols por los próximos diez años, San Luis prefirió ser más comedido con sus fondos al adquirir a Carlos Beltrán con un contrato menos arriesgado y asegurar la presencia de Yadier Molina hasta 2017.
Los vigentes campeones de la Serie Mundial no se hacen traumas sin el astro dominicano que estableció hitos durante sus 11 espectaculares años con el equipo, en los que fue proclamado tres veces como el jugador más valioso de la Liga Nacional.
Pero este no fue el único sacudón importante en San Luis.
El mánager Tony La Russa, luego de 16 años en el cargo, renunció 48 horas después del último out de la Serie Mundial.
Mike Matheny, quien era el receptor del equipo hasta que Molina le quitó el puesto antes de la campaña de 2005, fue nombrado como sucesor de La Russa. Con 42 años, Matheny será el dirigente más joven en las mayores.
Hasta ahora, ha sido elogiado por proyectar serenidad y no dar muestras de sentirse abrumado por el desafío.
Quizás pocos lo recuerdan, pero los Cardenales fueron considerados como una decepción durante casi todo 2011, hasta que reaccionaron en el último mes y les quitaron el wild card a los Bravos de Atlanta en la jornada final de la temporada regular.
Ahora su plan es ganar la división Central con suficiente antelación.
El gran obstáculo para repetir el campeonato se encuentra en su rotación en la que recuperan a uno de sus ases (Adam Wainwright), pero ahora tienen al otro (Chris Carpenter) sin poder lanzar.
Holliday (22 jonrones y 75 remolcadas en 124 juegos) es el reemplazo idóneo de Pujols como tercer bate. Lance Berkman (94 impulsadas y .360 de promedio con corredores en posición de anotar), ganador del mejor regreso de la Nacional, sustituye a Pujols en la inicial y el puertorriqueño Beltrán (.525 de slugging) cubre su puesto en el jardín derecho.
De arriba a abajo, los Cardenales parecen ser un equipo hecho y derecho. Pero no se puede pasar por alto el historial de lesiones de varios de sus jugadores, así como la edad ya avanzada de otros.
Los Cardenales no hubiesen salido campeones sin el notable rendimiento de Carpenter desde la lomita, con dos victorias ante los Vigilantes de Texas en la Serie Mundial y la pulseada que le ganó a Roy Halladay en el quinto juego de la primera ronda contra los Filis.
En fin, son escasos los equipos que pierden a su principal artillero y comienzan el año con la consideración de que siguen iguales o quizás algo mejor.

Gaetano Pandolfo
[email protected]


Ver comentarios