Enviar

¿Puede producirse un cambio que modifique los tiempos para que infraestructuras como la que hoy nos ocupa u otras que tanto urgen puedan realizarse en menor tiempo? Tenemos universidades públicas con centros de estudio y diagnósticos que pueden coadyuvar en el esfuerzo por ganar algo del tiempo perdido


Sí a túneles que soporten derrumbes

Los derrumbes en la ruta 32 producen todos los años importantes pérdidas materiales y de tiempo a todo el comercio nacional, a los sectores de transportistas y autobuseros y por ende a los consumidores.
Ponen además en riesgo la seguridad de las personas que por diversas razones deben circular por esa vía.
Implementar una solución que elimine el riesgo de esos derrumbes es algo que no debería tener que esperar.
Hacerlo significaría un ahorro en los costos para exportar e importar que se complementaría con el inicio de las operaciones de la terminal de contenedores de APM Terminals, aprobada el mes pasado.
Sería un paso adelante en uno de tantos obstáculos que deben vencer las empresas y que les permitiría ser más eficientes, bajar costos y beneficiar al consumidor final que es casi siempre quien paga el alza en la factura en el extremo de la cadena.
No obstante, pareciera que hay aspectos sensibles y estudios que se han propuesto hacer para no tomar medidas equivocadas en una posible solución que sería la de construir túneles falsos en las zonas con más altos taludes.
Se trata de estructuras de concreto armado capaces de resistir el peso de los derrumbes cuando estos se produzcan y, entre otros factores a estudiar, se menciona el de definir cuánto peso podrían soportar los túneles, en donde se irían acumulando rocas y otros materiales a lo largo del tiempo si los mismos no son retirados.
No obstante, la gran pregunta es: ¿cuánto tiempo pueden llevarse esos estudios? ¿Puede producirse un cambio que modifique esos tiempos para que infraestructura como la que hoy nos ocupa —u otras que tanto urgen— puedan realizarse en menor tiempo?
Tenemos, afortunadamente, universidades públicas que cuentan con centros de estudio, investigación y diagnósticos que pueden coadyuvar en el esfuerzo por ganar algo del tiempo perdido.
Pudiera ser que las obras para túneles falsos seguros tengan un alto costo, pero habría que consultar a las empresas más interesadas para que, midiendo costo- beneficio, pudieran comprometerse a financiar ellas, vía peaje, una buena parte de él, ya que serían las más beneficiadas.
En los últimos años los deslizamientos han provocado el cierre de la ruta 32 con un mínimo de diez días al año, con un estimado de $100 mil diarios de pérdidas por costos de flete y combustible.
Dato que indica la necesidad de llegar a una solución en este tema y que la misma no sea de largo plazo.

Ver comentarios