Enviar
Seducción irresistible

• El aclamado cineasta chino Ang Lee elabora una intriga rebosante de suspenso y erotismo

Deseo, peligro
(Se, jie - Lust, Caution)
Dirección: Ang Lee. Reparto: Tony Leung, Tang Wei, Joan Chen, Wang Lee-Hom.
Duración: 2.37. Origen: China-Taiwán- Hong Kong-EE.UU. 2007. Calificación: 8

Por segunda vez consecutiva, después del magnífico melodrama “Secreto en la montaña” (Brokeback Mountain, 2005), el aclamado cineasta chino Ang Lee se alzó con el León de Oro en el Festival de Venecia. Con “Deseo, peligro”, Lee ratifica sus cualidades de narrador atento y refinado, elaborando una sugestiva intriga rebosante de suspenso y erotismo.
Basada en un cuento de la escritora Eileen Chang, la historia arranca en 1942, en la Shanghái ocupada por los japoneses: una joven llamada Wong Chia Chi, se prepara para llevar a cabo una misión peligrosa.
Cuatro años antes, cuando era una estudiante de teatro en Hong Kong, ella se alió con algunos compañeros. Juntos decidieron apoyar la causa de la resistencia, organizando un complot para asesinar al señor Yee, funcionario del gobierno colaboracionista. El plan fracasó, porque Yee regresó a Shanghái. Ahora, la muchacha reanuda su tarea, asumiendo una falsa identidad y acercándose a Yee, hasta convertirse en su amante secreta.
Las vivencias particulares se insertan con precisión en el cuadro histórico general, concretando un apasionante relato de idealismo, sacrificio, manipulación y doble juego, donde la víctima se convierte en victimario y viceversa.
Es esta una de las películas más sensuales de los últimos años, debido a unas cuantas secuencias muy atrevidas. Aquí, la representación del sexo no se da en forma gratuita, para alimentar la morbosidad; sino que es parte integrante de la narración. En la intimidad, los personajes revelan su verdadera naturaleza y desarrollan sentimientos destinados a influir profundamente en sus decisiones.
Así como se establece un complicado esquema de seducción entre ambos caracteres, el director seduce al público, con un manejo magistral de los recursos a su disposición. El estilo elegante de Ang Lee, se evidencia no solamente en las escenas más explícitas, sino también en circunstancias mucho más sutiles.
El momento más candente, acontece quizá durante la primera cena, cuando crece una irresistible tensión erótica entre los dos protagonistas, a través de un simple intercambio de miradas y silencios llenos de significado.
Las vibrantes interpretaciones del veterano Tony Leung y de la debutante Tang Wei, constituyen el corazón de una obra formalmente impecable, aunque un poco lenta y redundante en algunos segmentos.
Prolija pero nunca aburrida, “Deseo, peligro” es una realización fascinante, capaz de hechizar al espectador con una carga emotiva de rara intensidad.
Ver comentarios