Enviar

No es posible dar vuelta a la página y seguir, cuando hay cinco muertos que estarían aquí si hubieran primado la prevención, la prudencia y la responsabilidad

Se debe analizar la renuncia

Con un día más transcurrido después del drama que llenó de luto al país por la caída de un autobús al Río Grande de Tárcoles, luego de que se desplomara el puente que lo cruza, más pensamientos llegan a la mente de quienes no podemos aceptar, sin más ni más, que haya hoy cinco personas menos entre nosotros a causa de esa tragedia. Es un caso en el cual se debe analizar una renuncia, aunque después otras responsabilidades sean sentadas por parte de la fiscalía que realiza la investigación del caso.
No es posible dar vuelta a la página y seguir, cuando hay cinco muertos que estarían aquí si hubieran primado la prevención, la prudencia, la disciplina, el alto sentido de responsabilidad, el no dejar todo para última hora. Defectos bastante presentes en la sociedad, que dan estos resultados.
Nuevos datos salen a la luz y, al menos por el momento, hasta que la investigación correspondiente no arroje su veredicto, más reflexiones se agolpan y buscan salir en un intento de que al menos haya un aprendizaje entre tanto dolor.
Decimos que hubo falta de prevención porque después de tantos años de inacción, de no brindarles el mantenimiento debido a ese y los demás puentes, y conociendo las lamentables condiciones de la infraestructura esta debió cerrarse para evitar que una irresponsabilidad pusiera en peligro las vidas. Sin embargo, no se cumplió con ese deber que era ineludible porque las consecuencias son tan graves como hoy las vemos.
Mencionamos el alto sentido de responsabilidad que debe regir las acciones de quienes deciden trabajar brindando un servicio público como el de los autobuses, porque si transportan vidas humanas han de ser extremadamente cuidadosos para no exponerlas a ningún peligro. Mucho menos circular por alguna ruta sin el debido permiso para un determinado vehículo.
Lamentablemente no fueron los buenos principios los que impulsaron a los responsables de la tragedia del Tárcoles. Por el contrario, pareciera que los movieron otros intereses muy distintos. Una vez más, algunos hacen mal uso de lo que consideran sus derechos olvidando por completo sus deberes y buscan después descargar responsabilidades.
Ver comentarios