Se acaba la fiesta en Brasil
El consumo en Brasil podría empezar a sufrir una vez que se reduzca la calificación crediticia por primera vez en una década en tanto el crecimiento se debilita y el déficit presupuestario del país alcanza el nivel más alto en cuatro años. Bloomberg/La República
Enviar

Se acaba la fiesta en Brasil 

Las ventas de bonos internacionales de Brasil van rumbo a la mayor caída en cinco años conforme la perspectiva de una reducción de la calificación soberana desencadena un incremento de los costos crediticios.
Los tomadores de crédito brasileños han emitido apenas $553 millones de deuda en noviembre, lo que lleva las ventas de 2013 a declinar 25% respecto de 2012, cuando las ofertas alcanzaron un récord de $50.700 millones, según datos que recopiló Bloomberg. La emisión de bonos de los mercados emergentes ha aumentado 11% este año, a $406.000 millones.


Se fortalece la especulación de que se reducirá la calificación crediticia de Brasil por primera vez en una década en tanto el crecimiento se debilita y el déficit presupuestario del país alcanza el nivel más alto en cuatro años. Los rendimientos de la deuda empresarial brasileña han trepado 1,47% este año, más que el promedio de aumento de 1,07% de los países en vías de desarrollo, según datos que recopiló JPMorgan Chase Co.
“La fiesta de Brasil ha terminado”, dijo Marco Aurelio de Sa, jefe de negociación de renta fija de la unidad operadora de Miami de Crédit Agricole SA, entrevista telefónica desde Miami.
“A los inversores les preocupa que pueda bajar la calificación del país”.
El 39% de los analistas dice que es probable o seguro que se reduzca la calificación de Brasil luego de que Moody’s Investors Service y Standard Poor’s bajaran sus perspectivas para el país este año, según una Encuesta Global de Bloomberg que se dio a conocer la semana pasada, en comparación con un 10% que estima que el país evitará una reducción de calificación crediticia.
El 51% de los 750 consultados se mostró pesimista respecto de las políticas de la presidenta Dilma Rousseff, mientras que el 13% se manifestó optimista. El banco central ha reducido su estimación de crecimiento para 2013 de 3,1 a 2,5%.
El déficit presupuestario del país creció a 3% del producto interno bruto en los 12 meses hasta septiembre, la mayor proporción desde 2009, dijo el gobierno en noviembre.
Joaquin Almeyra, un operador de Bulltick Securities LLC, que tiene sede en Miami, dice que la firma operadora redujo su tenencia de deuda brasileña debido a la falta de confianza en el gobierno.
“No se trata de algo temporario”, dijo Almeyra en entrevista telefónica. “Hay demasiados problemas. Tienen el gran problema del déficit fiscal y se corre el riesgo de una baja de calificación”.

Bloomberg.


Ver comentarios