Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Lunes 21 Diciembre, 2015

Muy superior el Saprissa a Liga Deportiva Alajuelense.
El rosario interminable de tiros de esquina en favor de los morados en la primera parte lo demuestra.
Sin jugadores estelares de su formación, sobre todo David Guzmán y Cristian Bolaños, sin olvidar jamás que Deyver Vega le hace mucho daño al León en los clásicos, Carlos Watson los sustituyó con figuras que como Juan Bustos Golobio y Ulises Segura, no fue que se jugaron un partidazo, sino que más bien se aprovecharon de la pasividad de un rival que en ningún momento dio muestras de que se estaba jugando un campeonato.
La frialdad del Alajuelense fue pasmosa; el calor que Saprissa le metió a la final, reflejado en las piernas de Andrés Imperiale y Néstor Monge, metidos en el clásico desde el primer minuto, retratan lo sucedido en el desarrollo de un partido donde el anfitrión fue amo absoluto.
Saprissa le metió muchas más ganas al juego y sus afanes fueron recompensados con las anotaciones de Francisco Calvo. Alajuelense fue castigado con una derrota que mereció de principio a fin, sin que valgan las añejas excusas lanzadas al terminar el juego de que: “perdimos por dos bolas a balón parado”... ¿y cuántas bolas a balón parado desperdiciaron ellos?
No aprovecharon un solo tiro libre y un solo tiro de esquina, contrario al Saprissa que dejó escapar varios, pero siempre sembrando el caos en la defensa eriza, hasta que atraparon los lanzamientos de Angulo y liquidaron el partido.
La formación de Hernán Torres nunca metió primera; jugó el clásico en tercera, sin capacidad de reacción ni de entrarle al clásico con un fútbol envolvente, explosivo, brillante, que no apareció en las filas del León por ninguna parte.
Saprissa, todo lo contrario, entendió mucho mejor el significado de la confrontación; fue evidente y se hizo notorio que los discípulos de Carlos Watson sabían lo que estaba en juego; entendieron que la corona estaba a 180 minutos y le pusieron huevos al tema. El León parecía que actuaba en un amistoso y pagó cara su desidia.
Saprissa viaja al Morera Soto con un 2-0 a su favor; no hace muchas horas recibió una lección del Herediano que estuvo a punto de quitarse un 0-3 en contra, con características de elefante en la nuca.
Se supone que Alajuelense va a mejorar e irá con todo por el desquite, pero este resultado de ayer pesa, golpea, es duro.
El León quedó grogui; falta esperar si recibe el golpe final.