Enviar
Sangre de campeón

Oscar Ramírez, el técnico alajuelense, sumó su tercer título consecutivo: la palabra campeón es la única que conoce. Racha perfecta.
De tres finales ha ganado tres, dos ante Herediano irónicamente ambas decididas desde el punto de penal y una frente a San Carlos.
Este campeonato fue uno de los más difíciles, porque tuvo que variar su ajedrez en múltiples ocasiones por culpa de las lesiones o sanciones de sus jugadores.
Ramírez, siempre humilde, resaltó al rival que tuvieron en frente. “Herediano hizo un gran campeonato, ellos han luchado por el título pero nosotros nos atravesamos en el camino”, dijo el “Machillo”, quien aprovechó para dedicarlo a la afición manuda, “en especial a la que ha creído siempre en nuestro trabajo”.
“Luchamos contra un gran equipo, con jugadores de calidad. Pero nosotros tenemos un grupo muy bueno, que tiene mucha confianza, siempre vamos a pelear hasta lo último”, añadió.
También criticó aquellos que han cuestionado sus diferentes sistemas tácticos y explicó que a él le gusta vivir esos triunfos con la mayor tranquilidad.
“Es fútbol, yo entiendo el juego y tengo que plantearlo con lo que tengo, aunque algunos no entiendan de eso. Son ignorantes”, expresó.
Tres títulos en dos años, una enseñanza demasiado atropellada asegura Ramírez y que por eso lo primero que tuvo que hacer cuando llegó al grupo fue que tuviera una mente ganadora y hacer de sus jugadores líderes positivos y de bien.
Hoy, con tres coronas consecutivas, sobra decir que, por lo actuado, el Machillo Ramírez todo lo hizo muy bien. La Liga es tricampeón bajo su mandato.

Dinia Vargas
[email protected]
Ver comentarios