Logo La República

Miércoles, 21 de agosto de 2019



BLOOMBERG


Saab vuelve a ser de propiedad sueca

| Miércoles 17 junio, 2009



Saab vuelve a ser de propiedad sueca

Berlín -- Koenigsegg Automotive AB, fabricante de automóviles deportivos de alta potencia que cuestan $1,2 millones, ganó la subasta por la filial Saab Automobile AB de General Motors Corp, con lo cual la automovilística vuelve a control sueco al cabo de casi dos decenios.
La venta está vinculada con un préstamo de $600 millones del Banco Europeo de Inversión que está respaldado por el Gobierno sueco, dijo ayer por teléfono el portavoz de General Motors Chris Preuss. GM acordó proveer la tecnología de motores y otros recursos tecnológicos por un plazo limitado. Las compañías no ofrecieron los detalles financieros del trato.
La adquisición de Saab catapultará a Koenigsegg del nicho de súper automóviles al mercado automovilístico de masas, sumando los coches familiares de Saab a los autos de Koenigsegg que pueden alcanzar velocidades cercanas a los 400 kilómetros por hora. Koenigsegg hereda una compañía que ha sido deficitaria durante la mayor parte de los 20 años en que fue propiedad de GM y que emplea un personal 100 veces mayor que la plantilla de 45 empleados de Koenigsegg.
“Es un gran alivio para todos los empleados y para nuestros miembros”, dijo ayer por teléfono Anette Hellgren, representante sindical de Saab en la junta directiva de la empresa. “Koenigsegg es una compañía de empresarios y saben cómo construir marcas en la industria automovilística”.
GM compró Saab en dos etapas de la familia Wallenberg, a partir de 1990. GM, que ha estado operando al amparo de las leyes de protección de quiebra de Estados Unidos desde comienzos de junio, busca un comprador para Saab desde que dijo en febrero que se desvincularía de la filial.
El acuerdo con el fabricante de súper autos, fundado por Christian von Koenigsegg en 1994, puede ayudar a Saab, que también ha convocado a concurso de acreedores, a conseguir apoyo del Gobierno sueco. El secretario de Estado del Ministerio de la Industria de Suecia, Joeran Haegglund, dijo el 11 de junio que el Gobierno está “bien dispuesto” a hablar de garantías de préstamos con el nuevo propietario de Saab.
La portavoz de Koenigsegg, Halldora von Koenigsegg, esposa del fundador, dijo que las partes no pueden comentar los detalles de la transacción antes de que concluyan todas las negociaciones. Las conversaciones continúan sobre el préstamo y los detalles financieros, agregó.
Saab dijo el 6 de abril que procura conseguir alrededor de $1 mil millones de financiación del Banco Europeo de Inversión y de GM como ayuda para lograr un flujo de caja positivo para el 2011. La automovilística está buscando un trato con los acreedores para devolver 25% de una deuda de 10 mil millones de coronas suecas ($1.280 millones) y presentará el resultado de las conversaciones en una sesión judicial el 17 de junio.
Saab es una empresa distinta de Saab AB, el fabricante sueco del jet de combate Gripen y otros productos de defensa. En el 2000, GM asumió el pleno control de Saab Automobile, que acumuló una pérdida de explotación de alrededor de 16.500 millones de coronas en los cinco años hasta 2008.
Saab emplea alrededor de 4.100 personas en Suecia y vendió menos de 100 mil vehículos el año pasado. Su popularidad alcanzó el apogeo en la década de 1980, cuando el modelo 900 atrajo compradores que buscaban un automóvil europeo a la vanguardia de la innovación técnica, la seguridad, el lujo y diseño con idiosincrasia. Saab fue la primera automovilística con sistemas de protección lateral en 1972 y fue pionero de los motores de turbocompresor.