Rusia presa de miedo por atentados
Todo apunta a que los dos ataques terroristas en esa emblemática ciudad, la antigua Stalingrado, fueron perpetrados por radicales islamistas. AFP/LA REPUBLICA
Enviar

Rusia presa de miedo por atentados

El terrorismo ha golpeado duramente a Rusia con dos atentados suicidas en menos de 24 horas que han dejado más de treinta muertos en la ciudad de Volgogrado, al menos 15 de ellos ayer en la explosión de un trolebús atestado de gente en hora de máxima afluencia de pasajeros.
Todo apunta a que los dos ataques terroristas en esa emblemática ciudad, la antigua Stalingrado, fueron perpetrados por radicales islamistas.


Líderes de la guerrilla islámica que actúa en el Cáucaso Norte habían amenazado con una ola de ataques para impedir la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno, que serán inaugurados en la ciudad rusa de Sochi dentro de seis semanas.
Las autoridades rusas, de momento, se han abstenido de señalar a los culpables de los atentados, aunque lo que sí está claro es que ambos ataques suicidas, el de ayer, en una estación de tren y con 17 víctimas mortales, y el de ayer en un trolebús, están vinculados entre sí.
"El hecho de que la metralla de ambos artefactos explosivos sea idéntica confirma la versión de que ambos atentados están relacionados entre sí. Puede que las bombas hayan sido fabricadas en el mismo lugar", explicó el portavoz del Comité de Instrucción (CI) de Rusia, Vladímir Markin.
Sin tiempo para recuperarse del atentado suicida del domingo, que se saldó además con decenas de heridos hospitalizados, seis de ellos en estado muy grave o grave, la histórica ciudad del sur de Rusia lamentó ayer nuevas muertes tras la explosión de una bomba en un trolebús de su transporte municipal.
"Del trolebús quedó sólo la carcasa. La explosión fue de tal fuerza que reventó la ventanas de un edificio de viviendas de cinco plantas que está enfrente", subrayó Markin, que agregó que la bomba activada por el terrorista suicida, un varón no identificado, tenía una potencia equivalente a cuatro kilogramos de trilita.
Las cifras sobre el número de fallecidos en el ataque de ayer, ofrecidas por distintas autoridades rusas, han variado a lo largo de la jornada como suele ocurrir en estos casos.
De hecho, el número de víctimas podría ascender en las próximas horas, ya que de una veintena de heridos hospitalizados tras el ataque, tres se encuentran en estado extremadamente grave, entre ellos un bebé de menos de ocho meses de edad, según dijo a los medios la ministra rusa de Sanidad, Veronika Skvortsova.
Volgogrado, nudo de transporte del sur europeo de Rusia con poco más de un millón de habitantes, quedó ayer presa de miedo por los dos atentados suicidas.
Las autoridades tuvieron que calmar a la población y desmentir rumores sobre nuevos atentados, mientras el transporte público de la ciudad, próxima a la conflictiva zona del Cáucaso del Norte, se quedó vacío.

Moscú/EFE

 


Ver comentarios