Enviar
“Sí” y “no” tuvieron plena libertad para exponer sus argumentos
Rostros marcaron la campaña del referéndum

• Uso masivo de Internet fue una de las grandes novedades del proceso electoral
• Ataques y contraataques fueron parte medular en la recta final a la consulta popular

Oscar Rodríguez 
[email protected]  

Si algo tuvo la campaña sobre el referéndum del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (Cafta) fue el peso de algunos rostros influyentes y su consecuencia, para bien o para mal, en los grupos del “sí” y del “no”.
Las estrategias en ambos bandos cambiaron conforme pasaba el tiempo, pues hubo casos en los que el efecto no logró el objetivo de adherir votos en apoyo de la causa política. El ejemplo más evidente fue la compaña publicitaria de los corazones, la cual el propio presidente Oscar Arias consideró un error.
Incluso, al acercarse este domingo, la “guerra” de denuncias, cartas, desaprobaciones y hasta de conferencias de prensa se disparó entre las tendencias. En los últimos días, se han dado hasta tres anuncios “importantísimos” para el futuro de la consulta popular.
Una de las características sobresalientes que tuvo la campaña fue el aislamiento de figuras que no necesariamente aportarían un caudal de votos.
El caso más evidente fue en la tendencia del “no”. En los últimos meses, dirigentes sindicales como Albino Vargas y Fabio Chaves, junto al diputado José Merino del Río fueron solo la sombra de su habitual liderazgo. Mucho se debió al desprestigio que sufrieron estas personas ante la retina del votante.
En el caso del “sí”, la principal marginación ocurrió tras la publicación periodística que hizo Semanario Universidad, en la que se descubrió el memorándum que el ex vicepresidente Kevin Casas y el diputado liberacionista Fernando Sánchez remitieron a Arias.
Extrañamente el perfil de Marco Vinicio Ruiz, ministro de Comercio Exterior, no fue protagonista, pese a que su cartera es la rectora de temas comerciales.
El abanderado indiscutible fue el presidente de la República, junto a su hermano Rodrigo Arias, ministro de la Presidencia. El mandatario tomó la batuta, tras el escándalo del memorándum. El otro aporte significativo lo brindó Otto Guevara, líder del Movimiento Libertario. Sin embargo, su aparición fue más por influencia de la televisión que por invitación del Gobierno central.
Alfredo Volio, como coordinador de la Alianza Ciudadana por el Sí, careció de carisma y su exposición ante los medios fue limitada, a menos que fuera para reaccionar ante encuestas o denuncias.
En el “no” la presentación del catedrático universitario Juan Manuel Villasuso en debates y mesas redondas fue uno de los mayores aciertos. El brinda seguridad y contundencia frente a las cámaras, su aporte en la recta final fue trascendente.
En el caso de Ottón Solís, líder del Partido Acción Ciudadana, su alto reconocimiento público ayudó a una mayor divulgación del mensaje del “no”.
Eugenio Trejos, rector del Instituto Tecnológico de Costa Rica, fue uno de los rostros nuevos catapultados con la campaña.
Luego hubo personas, en ambos bandos, que no formaron parte directa de la organización; pero su simple apoyo al “sí” o al “no” fue relevante. Ese fue el caso de Franklin Chang científico y astronauta, cuya imagen se utilizó en campañas publicitarias.
Otras personas dieron su apoyo para los anuncios como los casos de Hernán Medford y Rolando Fonseca, o Alberto Trejos, ex ministro de Comercio, durante los debates.
Por parte del “no” el apoyo clave fue de artistas nacionales, personas influyentes como Alberto Cañas, monseñor Ignacio Trejos, los 92 sacerdotes católicos y el académico Henry Mora.
Ver comentarios