Enviar
Lunes 7 Febrero, 2011

Reto energético para 2021

Es evidente que Costa Rica tendrá un reto energético muy grande que resolver en los próximos diez años debido a la necesidad de llegar a producir el doble de energía. Muchos apuestan a la instalación de nuevas plantas de generación en gran escala pero la realidad es que los mecanismos legislativos existentes no facilitan que eso ocurra, al menos en el corto plazo.
Además de la presión de la potencial escasez de energía, nuestro país se comprometió ante el mundo a lograr para la misma fecha, la meta de convertirse carbono neutro. Ambos temas van de la mano pues el tema energético, dependiendo de cómo se maneje, contribuirá o perjudicará el logro de tan ambiciosa meta.
El reto no es únicamente de algunos sectores, sino de todos los costarricenses, pues si dejamos las cosas para último momento, será imposible lograrlo. Es un esfuerzo en el cual se deben combinar varios factores y la fórmula no es sencilla. La concientización de la ciudadanía, la ampliación de generación de energía con recursos renovables y el establecimiento de políticas de ahorro son parte esencial de este proceso y de la fórmula para alcanzarlo.
Concientizar a las personas de lo que ocurre es una tarea compleja pues esto requiere un proceso de educación a todo nivel y es el factor que garantizará el éxito deseado. Debemos reforzar los programas de educación ambiental en las escuelas y colegios para que nuestros hijos conozcan y experimenten los conceptos con los que el país se ha comprometido a nivel global y sepan qué significa ser carbono neutro. Que entiendan y se preocupen de dónde se origina la energía que están utilizando y si el uso es el más adecuado. Lo mismo debe ocurrir con el resto de la ciudadanía.
Nuestro país tiene un enorme potencial para la instalación de generadores de energía eólica, fotovoltaica y por biomasa. Según las proyecciones, la generación eólica, fotovoltaica y con calentadores solares seguirá teniendo un gran auge en el mundo; la capacidad actual duplicará la cantidad de plantas instaladas para 2020. Esto no solo contribuirá a que los precios sean más asequibles, como ya está ocurriendo, sino que la utilización de estos equipos será mucho más común en el diario vivir.
Debemos aprovechar al máximo las zonas donde disponemos del potencial para la instalación de generadores eólicos en pequeña y gran escala, lo mismo para paneles fotovoltaicos y calentadores solares de agua. De igual manera existen ya soluciones de generación a base de biomasa a toda escala las cuales podrían funcionar inclusive en nuestros basureros municipales, teniendo en cuenta que la mayor parte de los residuos urbanos son de carácter orgánico, no se aprovechan, contaminan el ambiente y pueden constituir un enorme potencial para la producción de energía.

Es nuestro deber aprovechar al máximo el nuevo plan piloto, recientemente aprobado por el ICE, gracias al cual podemos instalar generadores de energía renovable en nuestras casas y así producir lo que consumimos, o inclusive devolverle al ICE el excedente que hayamos consumido de la red, si el consumo en hora pico fue más de lo que el propio sistema pudo producir.
Se puede lograr aún más y con resultados inmediatos, si utilizamos equipos de alta eficiencia. Existe ya una gran cantidad de electrodomésticos de bajo consumo que podemos reemplazar por los viejos y de alto consumo. Hay una diferencia en el costo, pero si existiera una debida concientización sobre el tema, mucha gente optaría por el cambio, aparte de la justificación en la reducción en la factura eléctrica.
Pero esto únicamente puede ocurrir con un consumidor educado, por lo que se requiere que todos pongamos de nuestra parte. La educación de nuestros hijos es fundamental para que las próximas generaciones nunca duden en los beneficios de los productos de bajo consumo energético; así que, mientras nuestro sistema educativo implementa estos temas, al menos preocupémonos de hacerlo nosotros mismos con nuestra familia para así contribuir con el gran esfuerzo que el país requiere.

Felipe Koberg
[email protected]