Enviar



Hecho principal
Peor inundación en 40 años deja devastación y graves pérdidas

La lluvia que ha caído durante los últimos días no solo arrasó plantaciones, casas e infraestructura, sino también esperanzas.
El impacto económico de las aguas crecidas ha afectado principalmente al sector agrícola y la infraestructura y se estima que sobrepasará los ¢42 mil millones.
Un balance prematuro indica que hay puentes destruidos, diques severamente afectados y destrozos en las rutas nacionales en más de una veintena de tramos.
“De lo poco que sabemos, la ruta 36 (Bribri-Sixaola) está despedazada. De los fondos que se han activado para atender esta emergencia habrá que destinar una buena cantidad a repararla”, explicó David Meléndez, director de Atención y Prevención de Desastres del Ministerio de Transportes.
Pero si bien el estado de la infraestructura es alarmante, en los pueblos el panorama sigue siendo desolador.
Las casas en Matina, Batán, Sixaola, Talamanca, Sarapiquí y Siquirres pueden ser ubicadas solamente por sus techos y, en el mejor de los casos, la parte alta de sus paredes.
Más de 6.500 personas permanecen en los 78 albergues que administra la Comisión Nacional de Emergencias. Los cálculos indican que unas 30 mil personas han tenido que ser evacuadas.
Solo ayer los equipos de atención primaria entregaron al menos 2 mil raciones de alimentos, espumas para dormir y agua potable.
En algunos casos la altura que han alcanzado las aguas ha sido tal que solamente con el apoyo de los helicópteros que envió el Comando Sur del Ejército de Estados Unidos ha sido posible entregar ayuda y movilizar heridos o enfermos.
A fin de facilitar la atención de los acontecimientos, este miércoles Francisco Antonio Pacheco, presidente en ejercicio, firmó la declaratoria de emergencia, con lo cual de manera inmediata se inyectarán ¢2 mil millones a la CNE.


LO DESTACADO

Financiamiento de aeropuerto en veremos

El Banco JP Morgan está renuente a facilitar el dinero para concluir las obras pendientes en el aeropuerto Juan Santamaría.
Esto debido a las restricciones crediticias que ha generado la crisis así como a la aprobación de tarifas menores por parte de la Autoridad Reguladora.

Aperturas alivianarían crisis

Las aperturas de los mercados de seguros y las telecomunicaciones permitirían que durante 2009 los efectos de la crisis en el país sean menores.
Las multinacionales aseguradoras comenzarían a competir a partir de enero, mientras que las de telecomunicaciones podrían hacerlo durante el segundo semestre del próximo año.

Textileros pierden 6 mil empleos
Retrasos en vigencia de Cafta, alteraciones del tipo de cambio y restricción de créditos serían las principales causas por las que unos 6 mil empleos del sector textil se perdieron este año.
Asimismo, todo el sector industrial teme que al finalizar el año hayan perdido unas 14 mil plazas.
Ver comentarios