Foto 1
Enviar

Reservas de China experimentan caída record por apoyo al yuan

Las reservas de China en moneda extranjera tuvieron el mes pasado una declinación récord en tanto el banco central vendía dólares para respaldar el yuan luego de que la mayor devaluación en dos décadas impulsara apuestas sobre una continuación del debilitamiento.
Las reservas declinaron $93.900 millones, a $3,56 billones, a fines de agosto, mientras que eran de $3,65 billones un mes antes. Economistas que consultó Bloomberg habían pronosticado una mediana de $3,58 billones.
El yuan se debilitó en las negociaciones en el exterior y los contratos de futuros de bonos del Tesoro de los Estados Unidos a diez años bajaron después de conocerse los datos.
La caída de las reservas ilustra el costo que eso tiene para China conforme el país apuntala su moneda y busca frenar una salida de capitales que amenaza con profundizar la desaceleración económica del país.
La contracción de las reservas significa que será menos el dinero que fluya al sistema financiero, lo cual crea lo que estrategas de Deutsche Bank AG han calificado de “endurecimiento cuantitativo”.
“El banco central persiste en su intervención, las reservas en moneda extranjera de China seguirán declinando. Cuanto mayor sea la intervención, más profunda será la caída”, dijo Li Miaoxian, un analista en Pekín de Bocomo International Holdings.
Si bien el Banco Popular de China trata de mostrarse optimista respecto de la paridad cambiaria del yuan, es “inevitable” que el país experimente una persistente salida de capitales y que haya una mayor presión hacia un debilitamiento del yuan en los próximos meses.
Los funcionarios chinos transmitieron confianza en la solidez subyacente de su economía y pronosticaron una estabilización bursátil y cambiaria en la reunión de ministros de Hacienda y banqueros centrales del Grupo de los 20 que se celebró el viernes y el sábado.
El G-20, que se reunió en Angora, aseguró que se evitarán las represalias cambiarias. El titular del Tesoro de los Estados Unidos, por su parte, dijo que China debe evitar la persistencia de desalineaciones cambiarias.
La mayor caída de la moneda china en 21 años generó el mes pasado temores a que un yuan más débil afecte a los países que exportan al país asiático.
Las reservas de China crecieron a más del triple en la última década conforme el Banco Popular de China compraba dólares para desacelerar la apreciación del yuan en un contexto de gran superávit comercial.
Las expectativas respecto de un aumento de las tasas de interés de los Estados Unidos este año por primera vez desde 2006 también atraen fondos de China, que desde noviembre ha flexibilizado su política monetaria.

Bloomberg

Ver comentarios