Logo La República

Lunes, 25 de marzo de 2019



GLOBAL


Rescatados vuelven a casa

Redacción La República [email protected] | Martes 15 junio, 2010



Rescatados vuelven a casa
La liberación de rehenes tras doce años de secuestro en propició un emotivo reencuentro con sus familias ansiosas por recuperar los años robados

Los tres miembros de la Policía y uno del Ejército de Colombia rescatados en un operativo militar por un comando de elite se reencontraron ayer en Bogotá con sus familiares tras doce años secuestrados por las FARC en la selva.
El general Luis Mendieta y los coroneles Enrique Murillo y William Donato Gómez de la Policía, al igual que el sargento del Ejército Arbey Delgado arribaron a la base aérea de Catam, en Bogotá, donde se fundieron en abrazos con sus seres queridos.
Algunos de ellos, todavía con cadenas al cuello, conocieron por primera vez a sus hijos, ya que nacieron tras ser hechos cautivos.
Un emotivo encuentro en el que también hablaron con la prensa para agradecer su libertad al presidente Álvaro Uribe, a las Fuerzas Armadas y a los periodistas que durante estos años se solidarizaron con ellos y usaron sus medios para que los rehenes conocieran noticias de sus familias.
La “Operación Camaleón”, como se bautizó esta acción militar, fue “perfecta e impecable”, reconocieron los rescatados, asó como también el jefe del Ejército, Óscar González, y el director de la Policía Nacional, Óscar Naranjo.
A primera hora de la tarde del domingo, Uribe dio cuenta desde Quibdó, capital del Chocó, de las liberaciones de Mendieta y Murillo, para horas después confirmar la de Delgado.
La incertidumbre surgió cuando el Ejército reconoció que no encontraban al cuarto secuestrado, el coronel Donato Gómez, quien durante el primer enfrentamiento con los guerrilleros huyó y se escondió hasta este lunes por la mañana, cuando los militares lo hallaron.
En una primera estación de la libertad, los cuatro fueron llevados desde Calamar, caserío del selvático departamento del Guaviare, donde se realizó la operación, hasta la base militar de Barrancón, y de allí a San José del Guaviare, capital departamental. A bordo de un Antonov llegaron después a Bogotá, donde los cuatro coincidieron en que fueron rescatados en una operación “limpia”, “transparente” e “histórica”.
En medio de la emoción, el general Mendieta, el policía con más alto cargo secuestrado por las FARC, explicó que hubo unos 20 minutos de combates y “cada uno cogió rumbo diferente, cada uno salió por su lado”.
En ese momento, los secuestrados estaban custodiados por seis guerrilleros rasos, liderados por alias “Jesús” y su compañera sentimental, quienes “cuando comenzaron los disparos salieron corriendo del campamento hacia diferentes sitios de la selva”, relató Mendieta.
El alto oficial, expresó un “cordial y respetuoso saludo de agradecimiento” al presidente Uribe.


Bogotá /EFE