Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 22 Mayo, 2013

Si esto se diera (bipartidismo), es posible en el caso de proyectos de vital importancia, que el PLN y el PUSC puedan llegar a acuerdos


¿Regresará el bipartidismo?

Se dice que las democracias maduras son bipartidistas y por más de 20 años Costa Rica mantuvo un sistema dominado por el Partido Liberación Nacional PLN por un lado y por el otro el Partido Unidad Social Cristiana PUSC. Ambas de estas agrupaciones son de tipo heterogéneo, incluyendo en sus filas una diversidad de tipos de grupos de interés y de ideas.
Ambos ostentan “ideologías”, social democrático en el primero y social cristiano en el segundo, pero estas no impiden el florecimiento del pragmatismo tan necesario para ganar elecciones y para gobernar la nación. Líderes de estos saben cómo “negociar” y el crecimiento rápido de la nación en los 90 y principios del siglo actual en parte se debe a un consenso en la visión que compartían.


Cuando estos dos partidos manejaban el sistema político costarricense, los grandes temas se discutían “en casa” y cuando llegaba el momento del debate de los mismos en la Asamblea Legislativa todo el proceso de aprobación fue relativamente eficiente, porque solo había dos posiciones; cuando el PUSC y el PLN llegaban a un acuerdo se aprobaban las leyes. Una agrupación pequeña, con dos o tres diputados, quizás tenía la capacidad de atrasar las votaciones, pero era difícil que frenaran del todo los proyectos.
Con la salida del PLN de su ala izquierda para formar el Partido Acción Ciudadana PAC y del PUSC de su ala derecha para fundar el Movimiento Libertario ML, comenzó un proceso de desintegración que ha creado obstáculos importantes al progreso. Si se hubieran creado solo dos partidos más, menos mal, pero para la elección de febrero ya hay más de una docena presentando candidatos para diferentes puestos. Algunos presentan candidatos presidenciales, aunque no hay ninguna posibilidad que gobernaran.
Durante este periodo de desgranaje político, el PLN ha logrado mantener su caudal de seguidores y ahora en mayo en la encuesta de CID/Gallup se revela que el 42% de los costarricenses lo apoyan. Este porcentaje es suficiente para elegir un presidente, según la Constitución, y en la actualidad su candidato, Johnny Araya, supera a cualquier otro posible contendiente por 30 o más puntos en lo que es la intención de voto.
Mientras que el PAC y el ML no logran organizarse frente a las elecciones, el PUSC, que ahora cuenta con el apoyo del 14% del electorado, celebró una primaria nacional abierta este domingo pasado, donde ganó Rodolfo Hernández. Parece tener este cierto grado de viabilidad con miras a la votación en febrero próximo. ¿Podrá este médico, en los pocos meses que quedan, convertirse en una figura nacional capaz de retar a Araya? No está claro, aún, aunque pareciera posible. Lo que sí es probable es que el PUSC aumente su caudal de diputados de manera importante.
Si esto se diera, es posible en el caso de proyectos de vital importancia que entre el PLN y el PUSC puedan llegar a acuerdos que permitan romper el ciclo de “ingobernabilidad” que azota al país.

Carlos Denton

[email protected]