“Reforma de Banco Popular se convirtió en un asunto ideológico de la izquierda”
“Esta iniciativa surge de una propuesta hecha por los trabajadores del Banco Popular, quienes a través de diversos grupos les expusieron a los legisladores, la necesidad de fortalecer el banco y hacer varios cambios”, dijo Víctor Morales, diputado del PAC. Gerson Vargas/La República
Enviar

En estos tiempos, cualquier planteamiento que venga de los trabajadores puede ser satanizado e ideologizado por algunos medios de comunicación y los empresarios como un asunto de la izquierda, asegura Víctor Morales Zapata, diputado del PAC.
El proyecto de reforma al Banco Popular que permitiría a los trabajadores ocupar seis de los siete asientos en la junta directiva, es uno de ellos, “sin importar todas las explicaciones que se hayan dado”, agrega el legislador.
En estos días, esa iniciativa fue congelada por la lluvia de críticas que recibió, ya que uno de sus artículos permitiría que personas sin título profesional accedan a los puestos de dirección de esa entidad bancaria.
Sin embargo, para Morales Zapata esto no sería un impedimento, ya que “nadie sabe mejor que los trabajadores donde les chima el zapato”.

La propuesta ya fue dictaminada por la comisión, ¿por qué sacarla de la agenda de discusión cuando ya inició la recta final para su aprobación?
Sentimos que después de la información maliciosa que se ha dado a conocer, es necesario aclarar algunos puntos.
Aquí nadie está salvando nada del cajón de la basura al retirarlo, lo que estamos haciendo es promoviendo el diálogo, lo cual es parte del diálogo normal dentro de la dinámica legislativa.

¿A qué se refiere con información maliciosa?
Hay medios de comunicación y empresarios que quieren debilitar al Banco Popular, para sacar provecho en su agenda económica y por eso, se oponen a la reforma que han planteado los trabajadores del banco.
Hay gente poderosa que siempre ha visto al Banco Popular, como una distorsión en el sistema bancario y por eso se quieren agarrar de esta reforma para tratar de desestabilizar su trabajo y devolverlo a los años 70, cuando los políticos le metían la mano a esta institución.

¿A qué atribuye que los empresarios hayan cuestionado tan fuertemente el proyecto?
Los empresarios son aliados de la economía social en el terreno, lo que pasa es que un grupo de dirigentes de Uccaep ha ideologizado y satanizado cualquier planteamiento que venga de los trabajadores, porque lo ven como si viniera de la izquierda, desconociendo la rica discusión que consta en actas legislativas, en los orígenes del banco.

¿De qué forma se puede considerar “malintencionado” el informar que la reforma no exige a los directivos del Banco Popular ser profesionales?
A mi entender no es necesario, ni exigido por ley, que un directivo de un banco sea profesional.
Recuerde que solamente los trabajadores saben donde les chima el zapato y esa experiencia puede ser fundamental para tomar decisiones en el banco, junto al criterio técnico de un profesional en el área económica.
Ahora bien, usted me pregunta sobre la necesidad de que todos sean profesionales, vea lo que pasó en el Conassif, en donde todos son profesionales que nombraron una intendente de Pensiones que no se necesitaba sin importar el oneroso y censurable salario de ¢11 millones mensuales.
No hace falta un título académico para actuar con el sentido común, acorde con la realidad financiera del país y con transparencia para frenar ese tipo de cosas.

En días pasados Conassif se opuso al nombramiento de directivos no estudiados en el Banco Popular, ¿qué opina?
Ellos quieren maquillar una postura política como si fuera un asunto técnico, sin embargo, no les sale bien la mentira.
Lo que yo quisiera saber es si ese mismo requisito que hoy le ponen al Banco Popular, se lo exigen a los otros bancos nacionales.
A mí lo que me parece es que el Conassif también quiere desestabilizar al Banco Popular, junto a algunos medios y empresarios.

¿Cómo garantizar que se tomen decisiones técnicas bancarias correctas, cuando seis de los siete directivos podrían ser nombrados sin ningún atestado profesional?
Lo que importa más es la experiencia, y no los atestados.
Además, yo le pregunto cómo hizo Luis Alberto Monge entonces para crear la ley del aguinaldo que hoy disfrutan todos los costarricenses si él no tenía estudios, o bien, cómo hizo José Figueres, quien abolió el ejército con gran visión y no pasó por las aulas universitarias.

¿Cuáles serían los beneficios de aprobar el proyecto para el país?
Se consolida la autonomía del Banco Popular con respecto al Poder Ejecutivo, pero sin afectar su capacidad fiscalizadora.
Asimismo, se aumenta la democratización del sector laboral, al darles a sectores como agricultores, pensionados o comunales, la oportunidad de ocupar una silla en la junta directiva.
La propuesta daría seis asientos a los trabajadores en la directiva y uno solo al Poder Ejecutivo, que sería una especie de fiscalizador de todo lo que está pasando.

¿Cómo se garantiza un sistema de pesos y contrapesos si la gran mayoría son trabajadores?
Hoy el Gobierno tiene la posibilidad de vetar los candidatos que sugieren los trabajadores, por lo que al final es el Gobierno el que controla al Banco.
Con la reforma, habría una responsabilidad compartida de todos los trabajadores y al mismo tiempo, una fiscalización estatal.
No hay por qué escandalizarse, ya que este modelo funciona, por ejemplo, en la Caja, donde los empresarios, los trabajadores y el Gobierno cogestionan esa institución.



 



Ver comentarios