Refinería china sigue viva
“Luego de que la Contraloría frenó el proyecto, hemos acatado responsablemente detener la refinería, pero no nos hemos quedado con los brazos cruzados, por eso presentamos este Plan B”, dijo Litleton Bolton, presidente ejecutivo de Recope. Gerson Vargas/La República
Enviar

Incae elaborará un estudio de factibilidad financiera

Refinería china sigue viva

Propuesta de “Plan B” incorpora combustibles alternativos

201309052343331.n3.jpg
“Luego de que la Contraloría frenó el proyecto, hemos acatado responsablemente detener la refinería, pero no nos hemos quedado con los brazos cruzados, por eso presentamos este Plan B”, dijo Litleton Bolton, presidente ejecutivo de Recope. Gerson Vargas/La República
El plan alternativo para reducir la factura petrolera que tiene Recope incluirá siempre el proyecto de una refinería en el país.
Para realizarlo se requerirá una revisión de lo hecho hasta el momento con la refinería china, ya sea financiera y técnicamente, análisis que puede durar unos cuatro meses.
También los analistas verificarán que se hizo correctamente para mantenerlo, y en lo que se tengan errores corregirlos, y que no estén en el nuevo estudio de factibilidad que se enviará a la Contraloría.
El estudio de viabilidad financiera lo realizará el Incae, y se les enviará también a las compañías estatales petroleras de la región como Pemex, Petrobras, y Ecopetrol, para que hagan el análisis técnico.
“Si las instituciones consultadas ven que el proyecto de refinería que se tenía hasta ahora no tiene ningún impacto positivo para el país, sería completamente descartable, y se hará con otras empresas extranjeras,” dijo Litleton Bolton, presidente ejecutivo de Recope.
Este proyecto de refinería costaría entre $1,4 mil millones a $1,5 mil millones.
201309052343330.n33.jpg
El “Plan B” incorpora además de la refinería, el uso de los combustibles alternativos como biodiesel, etanol y gas licuado, además de la ejecución de programas de ahorro energético y de consumo eficiente de combustibles.
En 2030 se van a requerir 100 mil barriles diarios de combustibles, por lo que se quiere reducir el consumo de derivados de petróleo de un 56% a un 35%, eso sí sustituyendo un 20% de combustibles fósiles con alternativos.
Fue el 20 de junio cuando el Proyecto de Refinería con la empresa china CNPCI se frenó por parte de la Contraloría, por un presunto conflicto de intereses se frenó el trámite.
El cuestionamiento fue porque el estudio de factibilidad lo realizó una empresa del mismo grupo económico al que pertenece el socio chino de Recope.

 

Raquel Rodríguez
[email protected]

Ver comentarios