Arturo Jofré

Arturo Jofré

Enviar
Viernes 22 Mayo, 2009


Reenfocando la educación

El profesor es mucho más importante para lograr avances en el aprendizaje que la condición socioeconómica de los alumnos. A esa conclusión llegó un grupo de investigadores de la Universidad Católica de Chile, cuestionando ese viejo mito que nos ha paralizado cada vez que deseamos avanzar en el campo educativo. Esto reafirma lo expresado por Jean-Yves Rochex, experto de la Universidad de Saint-Denis (Paris XIV) al indicar que “Hay correlación entre nivel socioeconómico y resultados escolares. Pero una correlación no es una explicación. El nivel socioeconómico de los niños no determina sus aprendizajes”. Esto implica un viraje al enfoque tradicional de estos problemas educativos.
La brecha de los resultados entre colegios públicos y privados tiende a llevar a una relación fatal: los problemas de aprendizaje no se pueden resolver si antes no solucionamos los problemas socioeconómicos. Esta tesis impulsa el inmovilismo del profesor y del director de colegio, los cuales de entrada quedan exentos de responsabilidad sobre los resultados. También, y de buena fe, ha servido como excusa a las autoridades para explicar bajos resultados.
La investigación citada cubrió a 11 mil estudiantes de colegio de la zona metropolitana durante todo el año 2008. Una investigadora indica “analizamos cuánto aporta un profesor a su alumno, más allá de la mochila de factores que el estudiante trae desde su hogar”. En un mismo colegio y con alumnos de similares características, un docente puede conseguir resultados muy superiores a los de sus compañeros. El director del proyecto insiste en que el docente es la clave y que el factor socioeconómico tiene un efecto bastante menor.
No se trata de decir aquí que el factor socioeconómico es cercano a neutro en toda la dimensión educativa. Lo que hace la diferencia es que el piso del que parten los colegios puede depender de si tienen niños o jóvenes más o menos vulnerables, pero el progreso que logran durante el año se debe, en mayor medida, al trabajo de los profesores. Así, el maestro se transforma en un factor clave para paliar las desigualdades de origen. Los investigadores no aceptan la premisa de que los alumnos no van a aprender por venir de un contexto vulnerable.
Este estudio continuará incorporando a más colegios y aplicándose de manera sistemática, para lo cual estaremos atentos para valorar los nuevos hallazgos. Para los que hemos estado inmersos en el mundo educativo, la fuerte influencia del profesor en los resultados del proceso de enseñanza-aprendizaje no constituye una novedad, pero el estudio nos alerta para no desviar la atención desmesuradamente hacia otros factores. El doctor y educador Orlando Mella, actualmente director de Sociología de la Universidad de Uppsala, Suecia, insiste en el desafío de la capacitación de excelencia y bien enfocada hacia los profesores, quienes deben rescatar las potencialidades individuales de cada alumno.