Enviar
Recreos más saludables
Un peso adecuado y buena alimentación conlleva niños más felices, menos caries y mejor desarrollo óseo. Por ello, la alimentación en las escuelas es fundamental

Realizar un esfuerzo porque los niños consuman menos calorías vacías, aquellas que contienen gran cantidad de energía de grasas, sodio y azúcares sin aportar otros nutrientes fundamentales para el crecimiento, podría traer beneficios que van desde mejorar su autoestima hasta evitar enfermedades tan peligrosas como la diabetes.
Después de un largo proceso de investigación, diferentes comisiones nacionales que trabajan temas relacionados con salud escolar y los ministerios de Educación Pública y de Salud, emitieron recientemente un decreto para prohibir la venta de comida chatarra y bebidas gaseosas en las escuelas y colegios públicos del país.
Este se puede considerar un pequeño gran paso para las familias, para motivar también una alimentación más sana en su hogar.
Las organizaciones involucradas en la medida reconocen que la población debe tener presente que no es un alimento en sí el responsable de afectar la salud de los niños y adolescentes, sino más bien es un conjunto de factores.
“Por ejemplo el sedentarismo; los menores dedican gran cantidad de tiempo a videojuegos, televisión y computadoras”, comentó Kattia Hidalgo, nutricionista de los Programas de Equidad del MEP.
Según datos basados en el índice de masa corporal en dos encuestas nacionales de nutrición se revela el incremento en el sobrepeso de los menores.
En la medición realizada en 1996, un 16,3% de las niñas con edades entre los cinco y 12 padecía estos problemas, en 2009 la cifra aumentó a 21,5%; en el caso de los niños de esa misma edad pasó de 13,6% al 21,5%.
“Los niños obesos tienen una gran probabilidad de convertirse en adultos obesos. Cuanto más tiempo mantengan el sobrepeso, habrá también más posibilidades de que lleguen a sufrir las complicaciones consecuentes”, comentó la nutricionista Silvia Gagneten.
La especialista considera que debido a que el 80% de los productos ofrecidos en las sodas debe ser suprimido, sería necesario hacer una reingeniería de la oferta.
“La industria alimentaria costarricense ha logrado altos estándares, y puede orientar sus esfuerzos para que la oferta sea variada y apta”, dijo.
Entre los beneficios de los alimentos frescos y saludables, destaca un desarrollo físico, intelectual y emocional óptimo. “Un estudio realizado en 4 mil niños, demostró que los que consumieron dietas altas en grasas y azúcar alcanzaron, después de seis años, un cociente intelectual más bajo que los que recibieron una dieta saludable”, comentó.
A esto suma tener niños más felices, ya que refrigerios saludables los ayudarán a tener un peso acorde con su edad, mejorará su autoestima, tendrán mayor participación social y deportiva, entre otros muchos beneficios.

Melissa González
[email protected]
Ver comentarios