Enviar
Recesión en Estados Unidos


La crisis inmobiliaria ha sido la causa fundamental del debilitamiento de la economía durante el año pasado. Alguien podría decir que eso no es así, si vemos el PIB del tercer y cuarto trimestres con lecturas de 3,9% y 4,9%, respectivamente, sin embargo este crecimiento ha sido más alimentado por la fuerte devaluación del dólar que por una expansión del gasto del consumidor, y Estados Unidos depende en casi un 80% del consumo.
Los efectos de la crisis inmobiliaria, al menos cinco empresas dedicadas al crédito hipotecario se acogieron a la bancarrota y más de $800 billones en pérdidas, la confianza de los constructores se encuentra en los niveles más bajos de los últimos 22 años, los precios de las viviendas continúan cayendo, la crisis dejó de ser inmobiliaria y ahora ha afectado las instituciones financieras y al sector real, mientras que el índice S&P500 ganó casi un 4% durante 2007, el sector financiero cayó casi un 21%.
Los problemas con la parte fiscal y la Balanza Comercial, seguirán afectando negativamente la economía, habrá que ver cuánto mejora la Balanza con la continua devaluación del dólar.
No sé si técnicamente la economía de Estados Unidos entre en una recesión durante 2008, lo que sí podríamos ver durante la primera mitad de este año, es una economía muy débil con una tasa de crecimiento en términos del PIB no mayor al 1%, los efectos de la restricción crediticia y la continua caída en los precios de las viviendas limitarán el consumo de las personas y esto se traducirá en una menor demanda interna que al final nos lleva a un menor crecimiento, la tasa de desempleo podría pasar del 4,7% actual al 4,9%, aunque esto se puede compensar vía mayor competitividad de los productos estadounidenses por la devaluación del dólar y dado que no esperamos una desaceleración en el resto del mundo, una mayor demanda global podría compensar algunos aspectos negativos.
Tanto el sector manufacturero como el de servicios han venido cayendo durante 2007, y ambos índices se encuentran muy cerca de la línea que divide la expansión de la recesión, mientras esto sucede, los precios han comenzado a subir, presionados por las fuertes alzas en las materias primas y especialmente en el petróleo, el crudo subió un impresionante 49% durante 2007, y los efectos de ese incremento los veremos en 2008, agreguemos a esto los conflictos geopolíticos y tenemos un escenario más negativo.
Finalmente, el Fed deberá bajar las tasas de interés, pero esto también tiene el problema de que aleja la inversión en dólares y fomenta la inversión en otras monedas, lo que debemos esperar es que el efecto en la demanda interna sea mayor que el efecto en los flujos de capital, si esto es así es menor la posibilidad de que el país entre en una recesión.
La situación no es la mas cómoda, para la economía del norte y con elecciones a la vuelta de la esquina el panorama se nos complica aún más, de lo que sí estamos seguros es que el mundo no se detendrá si Estados Unidos entra en recesión, así como no lo hizo en 2001 y las oportunidades siguen estando en el mercado internacional..


Douglas Montero
Gerente de Corro y Mercado Internacional
Mercado de Valores de Costa Rica
Ver comentarios