Racsa ahora apostará por telefonía celular e IP
“Estamos focalizando nuestra estrategia comercial con servicios de valor agregado bajo el concepto de comunicaciones unificadas”, dijo Francisco Calvo, gerente general de Racsa.Gerson Vargas/La República
Enviar

Oferta de servicios estará dirigida a empresas e instituciones

Racsa ahora apostará por telefonía celular e IP

Subsidiaria del ICE sigue buscando solución a crisis financiera

En un nuevo intento por salir a flote financieramente y dejar su dependencia del Grupo ICE, Radiográfica Costarricense S.A. (Racsa) apostará por brindar telefonía celular e IP a empresas e instituciones públicas.
Para ello aprovechará la operación de Fullmóvil, operador móvil virtual (OMV) que adquirió hace un año y en el que ha venido realizando ajustes para enfocar este servicio al sector público de forma complementaria al portafolio de servicios empresariales.

201503052330130.n55.jpg
Por el segmento meta al que ahora se dirige Racsa, la estrategia con Fullmóvil está focalizada y no requiere campañas masivas como otros productos disponibles en el mercado, aseguró Francisco Calvo, gerente de la empresa estatal.
Sumado a esto, en diciembre recibió el aval de la Sutel para ofrecer el servicio de telefonía por Internet (Voz sobre IP), donde ya se encuentran en pruebas técnicas, de cara a lanzarlo oficialmente.
“Es un servicio en fase de crecimiento y existe mucho potencial para su desarrollo en el segmento meta que Racsa está focalizando en su estrategia comercial, con servicios de valor agregado bajo el concepto de comunicaciones unificadas”, dijo Calvo.
El nuevo enfoque de negocios viene acompañado de una reestructuración interna de Racsa e integración de personal en sucursales y técnicos con el ICE, lo que permitió reducir la planilla de unos 500 empleados a casi la mitad.
El Grupo ICE —que posee el 100% de las acciones de la empresa estatal— ha amortizado las pérdidas de Racsa durante los últimos tres años, algo que le ha salvado de la quiebra, pero la ha dejado en estado de indefensión.
La crisis de Racsa comenzó poco tiempo después de que el mercado de telecomunicaciones se abrió a la competencia en 2008.
Tigo y Cabletica, que mantenían acuerdos con Racsa para brindar Internet de banda ancha, decidieron independizarse y vender el servicio de forma directa.
Anteriormente necesitaban Racsa para brindar este servicio a sus suscriptores, y la tarifa mensual se dividía en partes iguales.
En dos años, Radiográfica pasó de tener unos 125 mil clientes residenciales a unos 20 mil, los cuales hoy fueron trasladados al ICE, que asumió estos servicios.
Fue entonces cuando incursionó en proyectos como la administración de las cámaras de control de velocidad en carreteras y la implementación del expediente electrónico en los centros de salud de la Caja, sin embargo, ambas iniciativas fracasaron.
“Que una subsidiaria trate de competir en dos servicios que su casa matriz brinda de forma directa desde hace años y con buen suceso se trata de una contradicción, aunque el tiempo será el que determine si se trató de una decisión correcta”, dijo Juan Manuel Campos, socio de Ciber Regulación.

Johnny Castro
[email protected]

 

Ver comentarios