Enviar

Luis Guillermo Solís sostiene que no sabía de ofrecimiento ilegal a Brenes

¿Quién miente, el Presidente o la procuradora?

Oposición quiere la cabeza de Melvin Jiménez, ministro de la Presidencia

201501202157410.n1.jpg
El cruce de versiones disímiles entre el Gobierno y Ana Lorena Brenes, procuradora general, sobre la solicitud de renuncia y el ofrecimiento de un puesto diplomático a esa servidora, deja más preguntas que respuestas.
Una mentira tiene en jaque la credibilidad del Gobierno: a Luis Guillermo Solís esquivando la peor tormenta política de su administración y a Melvin Jiménez, ministro de la Presidencia, en la cuerda floja.
Hasta el momento, el Presidente indica que él no sabía nada de la reunión y el ofrecimiento hecho por Soley, más bien que él se encontraba en China, y que se enteró del caso por medio de la prensa.
Por otra parte, indica que la versión de Soley es muy diferente a la de la procuradora y por eso, respalda totalmente al ministro Jiménez.
Jiménez no ha querido referirse al caso y manifestó ayer que lo hará en la Comisión de Ingreso y Gasto Público.
Por otra parte, Ana Lorena Brenes se encargó de desmentir al Gobierno el lunes, cuando informó por medio de un comunicado de prensa, que ella había informado a Solís los alcances de esa reunión cuando él ya estaba en el país.
Esto quiere decir que el Presidente no se enteró por la prensa, sino por la propia voz de la procuradora, la cual, rompió parcialmente el silencio al indicar también que ella se ha quedado callada porque Solís le prometió tomar cartas en el asunto.
En ese sentido, Brenes está dispuesta a hacer público todo el contenido de la reunión en una comisión legislativa.
De los acontecimientos de los próximos días, depende la permanencia de Jiménez en el cargo y hasta el clima de negociación política en el Congreso para aprobar proyectos como el fideicomiso para la ruta a San Ramón y los planes fiscales.
Si la oposición logra una prueba o testimonio convincente de Brenes sobre el cuestionado ofrecimiento, demandarán a Solís medidas drásticas.
Mientras tanto, varios legisladores quedan insatisfechos con la renuncia que él presentó el sábado, al creer que Daniel Soley, exviceministro de la Presidencia, no actuó por cuenta propia.
En ese sentido, los diputados tienen la mira puesta en Jiménez, quien era el jerarca inmediato del exviceministro.
Esta noche está previsto que la procuradora atienda una invitación hecha por la Comisión de Ingreso y Gasto Público del Congreso.
La idea de los diputados es recibir también en ese foro legislativo a Jiménez y a Soley esta semana, con el objetivo de rendir un informe este viernes.
Aunque los informes de los diputados no son de carácter vinculante, sí establecen fuertes sanciones morales que podrían minar la credibilidad de Zapote y enrarecer el ambiente político en Cuesta de Moras.
La solicitud de renuncia y el ofrecimiento de un puesto en el servicio exterior a Brenes, se debe supuestamente a que la procuraduría emitió varios informes negativos a los intereses del gobierno.
Entre ellos, su oposición al levantamiento de un veto presidencial, relacionado con la titularidad de una calle en San José para los artesanos, asimismo, cuestionó la legalidad de Jiménez como ministro de la Presidencia, debido a su condición de obispo luterano.

201501202157410.n11.jpg

Redacción
[email protected]

 

Ver comentarios