¡Que Chiqui no sea la excusa!
Enviar
¡Que Chiqui no sea la excusa!
Se mejoró en comparación con la Copa Oro en caída ante Colombia

Costa Rica perdió 1-0 con Colombia en su partido inaugural de la Copa América.
Con una formación juvenil que se vio tempranamente mutilada por la expulsión de Randall “Chiqui” Brenes apenas en el minuto 27, los discípulos de Ricardo La Volpe mostraron la virtud del orden táctico en zona de retaguardia que, combinada con sensacionales desvíos del portero Leonel Moreira, impidieron la esperada por muchos, debacle.

Un error en una salida del mediocampista David Guzmán, puso la pelota en pies de Freddy Guarín que de inmediato, filtró un pase preciso que rompió la zaga tricolor, Ramos recogió el servicio, burló el achique de Moreira y perforó a marco descubierto, esto en el minuto 44, agonía de la primera parte.
Fue el único gol del partido.
Moreira le ahogó el grito de gol a Guarín, Falcao, Ramos y Rodallega que entró en la segunda parte, con atrapadas firmes que reflejaron muy buena colocación y estiradas a los costados para desviar los obuses al tiro de esquina. El palo también se hizo socio de nuestro joven y excelente guardameta.
Tampoco podemos afirmar que Moreira evitó una goleada.
La verdad es que en defensa, la Selección Nacional jugó uno de sus mejores partidos; los tres centrales cumplieron y se acuerparon: Duarte, Acosta y Calvo; los carrileros Salvatierra y Leal cubrieron los costados; Guzmán fue un gran marcador y recuperador; Heiner Mora es un muchacho clave en el engranaje táctico del argentino y los pequeños Madrigal, Brenes y Campbell intentaron asociarse en ataque sin éxito.
La expulsión de Brenes obligó a La Volpe para el segundo tiempo a sacrificar a su punta Campbell y entró César Elizondo, para formar una línea de cuatro mediocampistas que se pararon delante de los cinco zagueros, para evitar la catástrofe y de paso, ver si se pescaba algo en ofensiva.
Y aquí está el pero.
A Don Ricardo le cayó de perlas la expulsión del Chiqui para manifestar al término del partido que con él en la cancha, las cosas pudieron ser distintas.
No lo creemos.
En juegos anteriores con Bolaños, Ruiz y Saborío en la cancha, la Selección Nacional no presentó peligro alguno en ofensiva, ni tampoco el portero colombiano Martínez tocó una pelota en los 27 minutos que jugó Brenes.
La pura verdad es que La Volpe está armando y trabajando al equipo de atrás para adelante, se notaron mejoras atrás, pero adelante no tenemos nada. Con Saborío o con Campbell como delanteros solitarios, Costa Rica no presenta mayores dilemas para el contrario en defensa y entonces, es evidente que estamos jugando para que no nos goleen, pero no para ganar.
Hay que tener paciencia; hay que estar satisfechos con la mejoría de la Selección Nacional, el planteamiento ordenado y cauto de nuestro entrenador y la entrega de los jugadores. Pero para ganar, hay que arriesgar más en ataque y este es uno de los pasos estratégicos que siguen.
¿Seremos más ofensivos contra Bolivia?

Gaetano Pandolfo
[email protected]

Ver comentarios