Puerto fulminó a los Toros
Darío Delgado, defensor central de Puntareanas, fue sancionado con un penal en la madrugada del partido. ARCHIVO / LA REPÚBLICA
Enviar

Puerto fulminó a los Toros

Se aprovechó de gruesos yerros defensivos para hundirlos en el sótano

Lo que mal comienza, mal termina.
Apenas calentaban los equipos cuando a Darío Delgado se le ocurrió treparse en la espalda de Clever Lucas y Henry Bejarano pitó penal. Verny

201303312317140.a44.jpg
Scott, ariete sancarleño lo lanzó adivinado y Carlos Díaz se lo sacó a una mano.
Cinco minutos después, el penal fue en el otro lado. Un tiro libre de Daniel Quirós le pegó en la mano al mismo Scott, solo que Johan Venegas sí fusiló a Danny Carvajal y Puntarenas muy temprano se enrumbó al triunfo.
Mientras los discípulos de Johnny Chávez dependían del buen fútbol de Daniel Jiménez para buscar espacios en ofensiva, el Puerto acudía al talento de sus “tocadores”, Brenes, Bosques, Quirós, Venegas, García para volar metralla sobre el marco de Carvajal que de puños lo devolvía todo. Incluso un mortero de Roberto Wong lo puso en alerta.
En el ir y venir de la pelota, el mismo Jiménez se inventó un jugadón y puso a Bryan Vega de cara a Díaz, pero el bólido del norteño fue al horizontal y picó afuera. Al rato Verny aprovechó un resbalón de Roberto Segura y se filtró entre Wong y Núñez, pero achicó bien Díaz y no pudo cerrar Vega.
Para la segunda parte, rápido los técnicos movieron fichas; San Carlos reforzó el ataque con Juan Vicente Solís y Ronald Chávez dio paso a Cristian Blanco por Diego Brenes.
Jugaba mejor la visita cuando en el minuto 63, un centro alto e inofensivo de Ricardo García, bajó sobre la cabeza del portero Carvajal. Entraron a cargar, sin hacerlo, dos chuchequeros y Danny, aparatosamente en lugar de despejar de puños para adelante, lo hizo para atrás, metió un autogol y liquidó a sus compañeros, a pesar de ser la mejor figura del equipo.
Los Toros no se distinguen por su potencia ofensiva y el 2-0 más los 35° de temperatura resultaron una losa muy pesada.
Así, el último ladrillo que pegaron en su sepultura se engendró en otro error de la retaguardia norteña que perdió la bola en salida y permitió que Daniel Quirós a diez minutos del final, se llevara la marca de un lento Edder Munguío y cruzara un derechazo que le dobló los puños a Carvajal, para un 3-0 determinante, definitivo, que hundió al equipo de Ciudad Quesada, cuatro puntos por debajo de Puntarenas en la zona de descenso.

Gaetano Pandolfo
[email protected]


Ver comentarios