Enviar
Privatizan aeropuertos en Brasil

El Gobierno brasileño privatizó ayer con éxito tres de los principales aeropuertos del país para poder acelerar las inversiones que necesita para atender la creciente demanda aérea y ofrecer la infraestructura requerida de cara al Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.
Los consorcios que se adjudicaron las concesiones para modernizar y gestionar por un período de 20 a 30 años los aeropuertos de Guarulhos (Sao Paulo), Brasilia y Campinas ofrecieron por las licencias por unos $14.223 millones, valor un 348% superior al mínimo exigido, según la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC).
El aeropuerto de Guarulhos, que atiende a la ciudad de Sao Paulo y es el de mayor movimiento de Brasil, será administrado en los próximos 20 años por un consorcio que tiene entre sus socios, con un 10%, a la sudafricana Airport Company South Africa (ACSA), operadora de once aeropuertos en Sudáfrica y uno en la India.
La terminal aérea de Brasilia será operada en los próximos 25 años por el mismo consorcio que se adjudicó en agosto pasado la concesión del aeropuerto brasileño de Natal y que tiene como socio a la argentina Corporación América (50%), que opera aeropuertos en Argentina, Ecuador, Perú e Italia.
Y el aeropuerto de Campinas, una importante terminal de carga a 90 kilómetros de Sao Paulo, tendrá como gestor durante 30 años a un consorcio cuyo operador, con una participación del 10% el grupo francés Egis Airport Operation (Egisavia), que opera 11 aeropuertos en diferentes países con un movimiento de 13 millones de pasajeros al año.
El titular de la Secretaría de Aviación Civil de Brasil, Wagner Bittencourt, aseguró en una rueda de prensa que el éxito de la privatización fue garantizado tanto por el interés de varias empresas que hicieron "agresivas" ofertas, como por la garantía de que los vencedores harán millonarias inversiones en los próximos años.
Los once consorcios calificados para disputar la privatización, en su mayoría grandes empresas brasileñas asociadas con operadoras de otros países, presentaron un total de 22 propuestas en la subasta pública realizada en la bolsa de Sao Paulo.
"Pagar alto por la concesión fue bueno pero lo importante y fundamental es que los vencedores se comprometieron a entregar no sólo las obras necesarias para el Mundial de 2014 sino también las exigidas para atender la creciente demanda del país", dijo Bittencourt en referencia al aumento del 13,7% registrado el año pasado en la demanda de vuelos internos.
Según el funcionario, "también se comprometieron, como exige la licitación, a ofrecer servicios de calidad y de niveles internacionales".
Además de pagar por la concesión y una participación sobre las ganancias anuales, los concesionarios se comprometieron a realizar inversiones unos $9.333 millones en los próximos años, gran parte antes del Mundial de fútbol de 2014.
El consorcio que se adjudicó la concesión de Guarulhos tendrá que hacer inversiones por unos $2.670 millones, el que administrará Campinas invertirá cerca de $5.000 millones y el de Brasilia, unos $1.600 millones.

Sao Paulo/EFE


Ver comentarios