Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



NACIONALES


Precios bajo control, pero ¿por cuánto tiempo?

Rodrigo Díaz [email protected] | Lunes 16 diciembre, 2013

Fotomontaje: Jean Carlo Castro/La República


Alto déficit fiscal atenta contra la sostenibilidad de la inflación

Precios bajo control, pero ¿por cuánto tiempo?

Proyección es que se mantenga estable el próximo año, después podría cambiar

Los precios crecerán poco en 2014, tal como ocurrió en 2013.
Es una buena noticia, máxime si se toma en cuenta que se produce en momentos de incertidumbre política, bajo crecimiento y empleo estancado. Pero la duda es si esta tendencia será constante en el largo plazo.

El responsable de que la inflación baja no se sostenga sería el alto déficit fiscal, comentó el presidente del Banco Central, Rodrigo Bolaños. Este temor lo comparten expertos en el campo económico y fiscal.
Sin embargo, no siempre en épocas de alto déficit la inflación ha sido alta, ni en periodos de bonanza la inflación ha sido baja.
El que los precios se mantengan bajos depende de muchos factores. Uno de ellos es la influencia del déficit fiscal.
Al tener el Gobierno un alto déficit, tiene poca maniobrabilidad para destinar recursos al gasto y así propiciar el crecimiento. Entonces, se da una mayor presión para que el Banco emita dinero y así disponer de recursos para destinar al crédito del sector privado.
Al haber más dinero en la calle, las personas se sienten con más poder de compra y, a la larga, impactarían en los precios de los productos, provocando un aumento de la inflación.
Los bancos contribuirían también a este fenómeno, porque si ellos consiguen financiarse a tasas más bajas en el exterior, traen dinero que, para ser colocado aquí, debe convertirse en colones, acrecentando la expansión monetaria.
Este fenómeno se podría controlar si el mismo Banco Central recoge los recursos haciendo emisiones de bonos.
El problema es que incurriría en pérdidas por pagar una tasa más alta con la cual persuadir a las personas y las empresas para que ahorren el dinero y no lo gasten.
El Banco Central también está atento a lo que ocurra en el ámbito internacional, porque eso podría tener también un impacto en los buenos números logrados hasta ahora en el control de precios.
El Gobierno de Estados Unidos podría abandonar muy pronto su programa de estímulos a la economía, que consiste en la compra de bonos por $85 mil millones al mes. Esta inyección de dinero ha contribuido para que las tasas de interés internacionales se mantengan bajas.
Si este dinero deja de emitirse, y las tasas de interés empiezan a subir, muchos de los dólares que están alrededor del mundo, incluido Costa Rica, podrían volver a los mercados más importantes, que ofrecen mayor estabilidad y seguridad que el nuestro.
Con menos dólares en el país, el tipo de cambio se elevaría provocando que se necesiten más colones para comprar los productos que se venden en dólares, como por ejemplo, los combustibles y las materias primas.
Si estos productos suben, también lo harán los precios de los bienes que se producen a partir de estos, provocando inflación.
En este sentido, se debe estar atento a la petición que hicieron los exportadores para subir el tipo de cambio del dólar, por el impacto en los precios.

Rodrigo Díaz
[email protected]
@La_Republica