Una lluvia de críticas ha caído sobre el MOPT en los últimos días, por la adjudicación de dos kilómetros de carretera por un valor de $71 millones.

Sumado a esto, el Gobierno decidió anteponer la protección ambiental a las preocupaciones financieras y destacó que el precio final que pagará es $7 millones más barato de lo esperado.

Cada kilómetro de la vía que conectará la Ruta 32 en Limón con el megapuerto de APM Terminals a partir de 2018, cuesta siete veces más si se compara con la construcción de la carretera de 50 kilómetros entre Cañas y Liberia, que tuvo un valor de $250 millones.

La primera sección de la nueva vía 257 es a nivel del suelo, para posteriormente construir un viaducto de un kilómetro que pasará a siete metros de altura sobre la línea férrea y el río Moín, con el objetivo de entroncar con la terminal de contenedores y la ruta cantonal.

La obra incluye aceras y ciclovía, así como el mantenimiento de los pasos de fauna construidos en la primera etapa. El objetivo del viaducto es proteger el parque natural, los humedales y los Canales de Tortuguero.

La ruta de dos carriles deberá estar debidamente asfaltada y señalizada al 31 de julio de 2017, varios meses antes de la entrada en operación de APM Terminals y será construida por el Consorcio del Atlántico, conformado por las empresas Meco y Puentes y Calzadas.

“Este consorcio empresarial fue el único que cumplió con las especificaciones del cartel y el anteproyecto estuvo por debajo de las estimaciones financieras realizadas en su momento por la propia administración”, dijo Carlos Villalta, ministro del MOPT.

Para financiar la carretera el Gobierno tomará recursos de un préstamo con el Banco Centroamericano de Integración Económica, del fondo vial del Conavi y del propio presupuesto estatal.

Sin embargo, los argumentos del Gobierno no convencen a los diputados de oposición, quienes han aprobado una moción para que Villalta acuda a la Comisión de Ingreso y Gasto Público y dé explicaciones.

“Estamos un poco preocupados por los términos del contrato de adjudicación que se ha firmado. Entendemos que un viaducto encarece una obra, pero nos parece que pagar unos $35 millones por cada kilómetro es muy alto, sobre todo si consideramos que unos mil metros ordinarios se han pagado a no más de $5 millones”, aseveró Danny Hayling de Liberación Nacional.

Mientras tanto, Gerardo Vargas, diputado del Frente Amplio, denunció un supuesto conflicto de intereses entre el consorcio ganador de la obra y las autoridades del Conavi, por lo que demandó una explicación.

Ver comentarios

Notas Anteriores