Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



ACCIÓN


POR FAVOR...SILENCIO

Redacción La República [email protected] | Lunes 17 enero, 2011



POR FAVOR…SILENCIO
GAPARI

Dólares benéficos

La Rod Laver Arena, congregó ayer a 15 mil aficionados en un lleno histórico que sirvió para contemplar a las principales figuras que competirán en el primer Grand Slam de la temporada, reunidos para recaudar fondos y ayudar a los afectados por las recientes inundaciones en Queensland. La organización recaudó 1,8 millones de dólares en este acto solidario.
Los jugadores se dividieron en dos equipos. Pat Rafter capitaneó el verde, formado por Roddick, Murray, Azarenka, Zvonareva, Nadal y Clijsters.
Lleyton Hewitt encabezó el oro con Djokovic, Ivanovic, Henin, Wozniacki, Federer y Stosur.

Récord de premios

El Abierto de Australia, alienta la disputa competitiva de sus protagonistas con unos premios en metálico de 25 millones de dólares australianos (28,2 millones de euros y 24,2 millones de dólares estadounidenses), récord en la historia.
La cantidad supone un incremento de un 3,8% en relación con el año anterior. Cada ganador del cuadro masculino y femenino se llevará 2,2 millones de dólares australianos (1,3 millones de euros) y cada finalista de ambas categorías, un millón (unos 600.000 euros).

Curiosidades del torneo

El torneo se jugó por primera vez en 1905.
La cifra de personas que trabajan en el torneo superan las 2.600, incluidos recogepelotas, acomodadores, conductores, personal de los marcadores, jueces de silla y personal de abastecimiento.
Ken Rosewall (con 18 años y dos meses, en 1953) y Martina Hingis (con 16 años y tres meses, en 1997) son los más jóvenes campeones.
El torneo atrae a más de 35 mil visitantes del extranjero y supone una inyección económica de más de 120 millones de dólares australianos (unos 72 millones de euros o 62 millones de dólares) en la economía del estado de Victoria.
Lluvia de patatas
Más de 1.700 periodistas pertenecientes a 30 países llegan a Melbourne para cubrir este evento.
Durante el torneo se utilizarán 37.000 pelotas y 17.500 toallas, y los jugadores calmarán su sed con 17.850 litros de agua.
El público asistente el año pasado consumió 31.700 bolsas de patatas, 13.704 perritos calientes y 111.198 cafés expresos, y compraron 4.500 toallas grandes.
Desde que el torneo se trasladó a Melbourne Park en 1988, casi nueve millones de aficionados han acudido a presenciarlo.