Enviar
POR FAVOR…SILENCIO
GAPARI


Los 12.800 aficionados que llenaron por completo el Memorial Coliseum de Portland explotaron de júbilo cuando los gemelos Bryan lograban cerrar el partido de dobles que proclamaba de nuevo a Estados Unidos como el mejor del mundo por equipos.
La ciudad de Portland volvió a ser la sede ideal y ganadora para este equipo, como sucedió en las semifinales que se disputaron en 1981 y 1984, ambas contra Australia, y con sendos triunfos.
La última vez que Estados Unidos ganó la Copa Davis fue en 1995 ante Rusia, por 3-2, y con una actuación heroica de Pete Sampras, que ganó el primer punto a pesar de sufrir calambres.

También es la primera “Ensaladera de Plata” que logran en su campo desde que ganasen a Suiza en 1992 cuando se disputó la final en Forth Worth (Texas) y el actual número seis del mundo y líder del equipo actual de Estados Unidos, Andy Roddick, la presencio como espectador con sólo 10 años.
Las grandes figuras que ganaron el título para Estados Unidos fueron los legendarios Andre Agassi, Jim Courier, Sampras y John McEnroe.
Ahí fue donde a Roddick le cautivó la competencia de la Copa Davis y se estableció como uno de sus sueños y objetivos a conseguir si llegaba a ser profesional.

Roddick, que concluyó este año invicto (6-0) su participación en Copa Davis, desde que llegó al equipo de Estados Unidos, no se ha perdido nada más que una eliminatoria, y fue por lesión, mientras que Blake, que también llegó el mismo año, se perdió todo el 2004 por una lesión y enfermedad.
“Ahora si que podemos celebrar uno de los sueños más deseados en mi vida como profesional y deportista”, declaró Roddick. “Es el título que de verdad siempre soñé, darle a mi país la gran victoria en la Copa Davis, como hicieron las leyendas de todos los tiempos”, indicó.

Rusia, que defendía su título de campeón, volvió a perder por tercera vez en los cuatro enfrentamientos que ha tenido con Estados Unidos, dos de ellos para disputar los títulos que perdió, incluido el de 1995.
Por su parte, Patrick McEnroe, que como tenista profesional siempre estuvo a la sombra de los éxitos que logró John, ahora puede presumir de tener un título que su hermano mayor nunca pudo conseguir como capitán.
Finalmente ayer, el ruso Igor Andreev dio a su equipo el punto del honor en la final de la Davis después de ganar por 6-3 y 7-6 (4) a Bob Bryan, en el cuarto partido de la eliminatoria.
Ver comentarios