Piden a Solís explorar concesión de tren
“El proyecto que está planteado convierte al tren en un actor más dentro del caos vial que tenemos”, dijo Guillermo Santana, presidente del Incofer. Archivo/La República Archivo/La República
Enviar

201602032041360.rec11-2.jpg
En vista de que el país no tiene la capacidad económica para construir un tren de pasajeros para el Área Metropolitana, diputados de varios partidos piden al presidente Luis Guillermo Solís, explorar la posibilidad de dar en concesión ese servicio.
La idea es que el Estado y la empresa privada pongan en funcionamiento la línea ferroviaria de $1.500 millones para el área central, gracias a la construcción de un canal seco entre La Cruz, en Guanacaste, y el Puerto Moín, en Limón, el cual, sería exclusivo para el transporte de carga.
De esta forma, el Incofer cobraría un canon que dispararía su presupuesto para subsidiar el transporte de pasajeros y así, hacer llamativos los dos proyectos ferroviarios para la empresa privada.
La alternativa ha estado en boca de diputados del PLN, el PUSC, el Movimiento Libertario y PAC en los últimos días, como parte del debate que realiza el Plenario en torno a la ley de fortalecimiento del Incofer.
No se requeriría una ley para impulsar un proyecto de este tipo, sino tan solo voluntad política y de un socio, ya que la ley de concesiones permite licitar el servicio de transporte en aeropuertos, puertos y ferrocarriles.
La idea que proponen los diputados, ya se implementa en otros países como México y Brasil, en donde el transporte de carga genera recursos al Estado.
“En la mayor parte del mundo el transporte de personas es subsidiado por el Estado de alguna forma, ya que su operación no es rentable para las empresas, sin embargo, tenemos que pensar que el transporte de carga, podría darnos los recursos necesarios para hacer atractivas las dos líneas y en el futuro, recibir la infraestructura construida”, dijo Luis Vásquez, diputado del PUSC.
El tren metropolitano que planea el Incofer recorrería una distancia de 80 kilómetros, transportando unos 100 mil pasajeros diarios.
Para ello, se necesitaría construir nuevas vías férreas, un viaducto y hasta un túnel, entre otras obras.
Hasta el momento, un total de ocho empresas solicitaron información con el fin de participar en un concurso para realizar los estudios de prefactibilidad del tren, de acuerdo con el Banco Centroamericano de Integración Económica, que hizo la convocatoria.
El estudio deberá incluir un informe técnico con las proyecciones de demanda del tren interurbano, costos de construcción y operación del sistema, así como las bases para la contratación de los estudios y diseños finales del proyecto.
Aunque no es su objetivo primordial analizar la concesión del proyecto, el Estado podría abrir el portillo para que las empresas analicen una alternativa de este tipo.
“Queremos un sistema de tren rápido de personas, como Dios manda y como lo merecemos los costarricenses del siglo XXI y no revivir un tren de principios del siglo pasado como quiere este gobierno”, criticó Otto Guevara, legislador del Movimiento Libertario.
201602032041360.rec11-1.jpg



Ver comentarios