Pensiones públicas en Estados Unidos tienen los peores retornos desde 2008
Enviar

 Las pensiones estatales y municipales registraron los retornos más bajos sobre la inversión desde la crisis crediticia, lo cual las deja muy lejos de las metas con que cuentan los fondos y genera el fantasma de aportes más altos de los contribuyentes para mantenerlas a flote.
Los sistemas de retiro de los empleados públicos efectivamente no tuvieron ganancias el año pasado, alcanzando apenas un aumento promedio del 0,36%, el avance más pequeño desde 2008, según el Wilshire Trust Universe Comparison Service.
Los retornos se vieron deprimidos por la desaceleración del crecimiento mundial, los precios del petróleo y las materias primas en baja y un fortalecimiento del dólar.
“Fue un entorno difícil”, dijo Robert Waid, director ejecutivo de Wilshire Associates en Santa Mónica, California.
Las pensiones estatales y locales cuentan con ganancias del 7% al 8% para pagar los beneficios de retiro a docentes, oficiales de la policía y otros empleados civiles.
Cuando las pensiones no alcanzan sus metas, los gobiernos deben poner más dinero de los contribuyentes en los fondos para compensar la diferencia.
La necesidad de hacerlo trajo aparejadas rebajas en la calificación crediticia para Nueva Jersey, Chicago e Illinois, que se ven presionados por las facturas de retiro en alza.
La Ciudad de Nueva York aumentará $730 millones sus aportes previsionales requeridos en los años fiscales que van de 2017 hasta 2020 para compensar los retornos sobre la inversión de un 3,15% correspondientes al periodo de 12 meses que cerró en junio, según la ciudad.
Desde entonces, el índice Standard Poor’s 500 perdió un 6,6%, en tanto los títulos internacionales cayeron el 14,8%.
Las acciones estadounidenses y extranjeras conforman aproximadamente la mitad de los activos de los fondos de pensión por $160.600 millones de la Ciudad de Nueva York.
Las pensiones a nivel nacional, estatal y local tuvieron una asignación del 44,2% a acciones estadounidenses y del 13,1% a acciones extranjeras, según Wilshire TUCS.
Las pensiones públicas con activos por más de $5 mil millones invierten menos en acciones estadounidenses y más en alternativas como capital de riesgo privado y fondos de cobertura, con una asignación promedio del 16,1% a “Inversiones alternativas”.
Esos sistemas de retiro obtuvieron una renta media de un 0,54% en 2015, apenas un poco más que los otros.
“Es otro año en que ha sido difícil cantar loas a la diversificación —cuando nos diversificamos justamente de una de las mejores clases de activos, que son los títulos estadounidenses”, dijo Waid.
“Si nos ponemos a analizar las otras clases de activos en las que nos diversificamos, no nos fue bien”, dijo, refiriéndose a las acciones y materias primas internacionales y de mercados emergentes.
Algunos gobiernos ya se ven sometidos a una presión cada vez mayor para inyectar dinero en sus fondos de pensiones después de años de omitir contribuciones, en tanto otras se ven afectadas debido a que los empleados viven más tiempo. Se prevé que las mayores expectativas de vida de los retirados costarán a la Ciudad de Nueva York $3 mil millones más en los años fiscales que van de 2016 hasta 2020.


Ver comentarios