Pedro quitó el candado
Pedro Rodríguez celebra el tanto que le dio la victoria a España ante Italia. Javier Soriano-AFP/La República
Enviar

Pedro quitó el candado

España venció por la mínima a una defensiva Italia

La selección española derrotó a Italia con un tanto de Pedro Rodríguez que premió su dominio y la recuperación de la seriedad en los amistosos, y solventó la falta de pegada en el día que debutó Diego Costa y comenzó su adaptación a un estilo (1-0).
Merecía un estadio lleno pero el horario y los precios dejaron medio desangelado el homenaje que la Federación española quiso dar al fallecido ex seleccionador Luis Aragonés.

201403052338140.a22.jpg
Vicente del Bosque no cesa de retocar piezas. Como hizo desde que llegó. La última ha generado controversia pero con su debut se debe acabar el debate. Diego Costa ya es un español más.
El Mundial de Brasil está a la vuelta de la esquina y Del Bosque, así como Cesare Prandelli, querían ver varios jugadores para decidir los elegidos. Azpilicueta se reivindicó en la banda derecha, Javi Martínez cumplió con nota de central y Thiago tuvo personalidad al mando. En punta Costa se entendió bien en su primer encuentro con sus nuevos compañeros. Por Italia brilló Alessio Cerci. No lo tenía fácil. La “azzurra” se parapetó en su terreno y atacó poco pero con criterio.
Nacía el partido cuando Jordi Alba perdía un mano a mano con Buffon. Tuvo un ritmo atractivo el partido en el inicio, ya que Italia respondió con Cerci, quien se fue en velocidad y puso un centro chut que repelió el poste.
Poco a poco España se adueñó como siempre del balón, con Iniesta repartiendo clases de fútbol, buscando cada movimiento de Costa. Fue un delantero diferente al del Atlético. Se asoció de primeras, descargó en jugadores de segunda línea y no fue el delantero “egoísta”, encargado de jugársela en su club. El estilo no le fue mal. Solo le faltó pegada.
201403052338140.A222.jpg
En la reanudación animó el juego de España la entrada en escena de David Silva. Conectó a la perfección con Pedro y repartió juego para todos. Buffon salvó un mano a mano a Thiago. La Roja no perdía la paciencia. Silva tiró y rozó el poste.
Y apareció Iniesta a los 63 minutos para dar calidad a la salida de balón. Tocó a Ramos, se la devolvió en pared a Xabi Alonso, lanzó una carrera elegante hasta terreno del rival donde volvió a asociarse. Acabó con un taconazo junto a Silva del que sacó provecho el más listo de la clase. El balón muerto lo puso en la red Pedro.
Prandelli quiso ver nuevos delanteros y puso al nuevo talento del fútbol italiano, Ciro Immobile. Pudo empatar a su más puro estilo. Salida en falso de Valdés, un rechace y el balón pasó cerca del travesaño y con ella se fueron las esperanzas del empate.

Madrid/EFE

Ver comentarios