Enviar

Si se extirpan de la Caja intereses espurios, el país podrá tener un clima de buena sanidad universal, indispensable para el crecimiento económico y la paz social

Paso positivo

Un gran esfuerzo ha iniciado la actual administración para sanear la Caja Costarricense de Seguro Social, cuyas finanzas y prestación de servicios se han visto seriamente deterioradas por políticas equivocadas y malas administraciones anteriores. Felicitamos esta voluntad política.
La tarea pareciera que podría encontrar la resistencia de algunos que ven en ello una afectación negativa para lo que consideran derechos de los trabajadores. Sin embargo, algunos de estos no son derechos sino privilegios especiales, con los cuales no cuentan otros costarricenses y que fueron permitidos a pesar de que ponían en peligro las finanzas de la entidad.
Hubo mal manejo interno, ausencia de rendimiento de cuentas, complicidad o “vista gorda” para permitirlo y en general una serie encadenada de vicios de gestión que afectaron seriamente los derechos de los asegurados.
Estos malos manejos que en otros momentos no salieron suficientemente a la luz pública son hoy, como sabemos, de amplio conocimiento de la población.
Problemas como el aumento enorme de plazas ocurrido durante el gobierno pasado, engrosaron aún más la abultada cantidad de oficinistas mientras los pacientes seguían mandados a listas de espera.
En oficinas centrales creció un 40% el personal administrativo en los últimos siete años, como lo señala una nota de este medio hoy, mientras no se abrían las suficientes plazas de médicos especialistas que necesita con urgencia la población enferma.
Se usó el dinero de patronos y asegurados para comprar servicios privados en vez de adquirir los equipos necesarios para brindarlos.
La lista de errores es muy larga y ahora es a la actual administración a quien le tocará enfrentar la tarea de corregirlos. No obstante, por compleja o difícil que sea, debe hacerse de modo firme y a fondo.
Ningún país puede avanzar si su población no tiene adecuada sanidad y Costa Rica cuenta con un sistema de avanzada en ese sentido, solo se necesita que sea bien administrado.
Si se extirpan de la Caja intereses espurios que no respondan al verdadero mandato que por ley y por naturaleza tiene la institución, el país podrá respirar nuevamente un clima de buena sanidad universal, condición indispensable para el crecimiento económico y la paz social.
Ver comentarios