Logo La República

Miércoles, 19 de diciembre de 2018



EDITORIAL


Para mejorar la gestión

| Miércoles 22 abril, 2009



Para mejorar la gestión

El proyecto de ley para la gestión integral de residuos sólidos, listo para su dictamen en la Comisión de Ambiente de la Asamblea Legislativa, busca regular el manejo de dichos residuos por parte de todos los habitantes.
El proyecto, que cuenta con el respaldo mayoritario de la bancada oficialista y del Poder Ejecutivo, es una importante medida que, entre otras, el país deberá adoptar para sumarse a los esfuerzos que en todo el mundo se hacen para evitar el insostenible daño ambiental que el estilo de vida actual genera.
No hay alternativas. El ambiente y el planeta no soportan ya la forma tradicional de acumular basura y Costa Rica no es una excepción. La adecuada gestión de los residuos sólidos debe regularse en el país y estas normas deberán ser cumplidas por todos los sectores y la población en general.
Si en alguna medida las nuevas responsabilidades afectarán más al sector industrial, habrá que encontrar formas de mitigarlas mediante asesorías y otros apoyos, en vista de que el manejo de esos residuos en los países más desarrollados lejos de significar un daño produce beneficios al realizarse en la forma adecuada.
La transición, de una forma a otra de gestión de dichos residuos, puede, sin duda, ocasionar obligaciones y labores antes no tomadas en cuenta en la producción, pero es este un paso indispensable en el camino de nuestro desarrollo.
No solo en el aspecto contemplado por el nuevo proyecto de ley, sino en muchos otros, deberá Costa Rica efectuar cambios que lleven a la gestión correcta. Por ejemplo, el manejo de las aguas negras y grises que también requiere urgente atención en el país por la insostenible contaminación que estas llevan a los ríos y al mar y que han afectado ya al sector turismo.
Todo es parte del acoplamiento del país a los esfuerzos mundiales para detener el impacto sobre el ambiente, consecuencia de una forma incorrecta de gestionar los desechos en general. El Gobierno hace bien en dar los pasos necesarios, y la industria, que en este caso pareciera ser la más afectada con la nueva normativa deberá ser apoyada para que pueda proceder al cambio en el menor tiempo posible y con la menor afectación.