Enviar
Martes 9 Octubre, 2007

¡Palo a la pobreza!

Una política social y económica coherente, dotada de herramientas efectivas, y el compromiso genuino de una administración son los ingredientes que Costa Rica necesita para derrotar al peor de sus enemigos: la pobreza.
El presidente de la República, Oscar Arias, ha dicho repetidamente que la insatisfacción de las necesidades básicas que agobia a 900 mil costarricenses —una cuarta parte de nuestra población— es motivo de vergüenza para este país.
Por ello, desde el 8 de mayo de 2006 y hasta la fecha, quienes estamos al frente del sector social nos hemos abocado a la tarea de tender los puentes y acercarnos a aquellos a quienes las oportunidades no les han llegado. Nuestra meta es reducir en cuatro puntos porcentuales el número de personas pobres. No es una fría estadística, se trata de cambiarles la vida a aproximadamente 200 mil personas.
Las bases para una sociedad más justa ya se han tendido: en un año, la administración Arias Sánchez redujo la inflación —el peor impuesto para los pobres— de un 14% a un 9,4% y seguimos en el rumbo correcto, pues todo indica que para este año, se reducirá aún más y llegará al 8%.
Nuestros adultos mayores han triplicado en 15 meses su pensión del régimen no contributivo. Esta primero pasó de ¢17 mil a ¢35.500 y en agosto reciente, entró en vigencia un nuevo aumento que la llevó a ¢50 mil mensuales. Triplicar esas pensiones es la diferencia entre el hambre y la saciedad, entre poder pagar la luz y las tinieblas. Esa es la estadística hecha vida.
Con nuestros jóvenes iniciamos una cruzada para convertirlos de aquí a 2010 en los principales beneficiarios del crecimiento de la economía.
Avancemos, un subsidio económico que oscila entre ¢15 mil y ¢80 mil para cada joven que está en la secundaria, y que tiene dificultades económicas, ya ha beneficiado a más de 70 mil muchachos y muchachas. En un año de arduo trabajo, hemos alcanzado la mitad de nuestra meta. En 2008 la superaremos. Los 140 mil estudiantes de secundaria provenientes de familias pobres no tendrán que decidir más entre poner comida en la mesa, pagar el alquiler, o enviar a sus hijos al colegio.
En este gobierno, hemos decidido derrotar a la pobreza y educar a nuestros jóvenes, solo así nos aseguraremos de que ellos sean quienes saquen provecho del crecimiento económico ya sea convirtiéndose en emprendedores, u obteniendo la preparación para obtener empleos bien remunerados.
Una herramienta de esta envergadura es efectiva solo mediante la dotación de recursos y su efectiva asignación. Por ello ya se han invertido aproximadamente ¢20 mil millones en estas ayudas y en el Presupuesto de 2008 ya están contemplados los recursos para atender nuestro compromiso con los jóvenes del país.
En 2010, esperamos que los graduandos salgan del colegio con un título de bachillerato y con el capital semilla para forjar su futuro. A partir del próximo año, unos 28 mil muchachos y muchachas serán depositarios de un monto mensual en cuentas individuales, que les permitirá acumular cerca de U$1.500 al concluir sus estudios.
Al estimular el ahorro, daremos sustento al sueño de un futuro ingeniero que será capaz de comprar su computadora al iniciar su carrera e impulsaremos las aspiraciones de una talentosa administradora que invertirá su capital en su primer negocio.
Con fe, esfuerzo y resultados en la mano, testifico que esta administración está resuelta a darle palo a la pobreza en Costa Rica.

José Antonio Li Piñar
Presidente ejecutivo Instituto Mixto de Ayuda Social