País necesita señales firmes
Enviar

Costa Rica se ha forjado un clima atractivo para empresas y negocios, pero el reto es mantener estas condiciones y mejorarlas

País necesita señales firmes

Un estudio del grupo editorial Financial Times ubica a San José en el quinto lugar entre las mejores ciudades de Latinoamérica para desarrollar negocios, solo superado por Santiago, Lima, Monterrey y Bogotá.
El potencial económico del país, la calidad de su recurso humano, eficiencia en costos, calidad de vida, infraestructura y facilidad de hacer negocios son algunas de las condiciones competitivas que nos sirven de atractivo para el establecimiento y crecimiento de inversión.

Sin embargo, en los últimos meses la ciudadanía nota que pese al cambio de mandos y al aumento de efectivos en el Ministerio respectivo, la inseguridad ciudadana continúa.
También azota a la población el costo de la vida, sin importar las cifras oficiales de inflación, que tienen más de esotéricas que de reales.
El mal estado de la infraestructura y su futuro se resumen en un único calificativo: puente de la platina.
Entre tanto, las autoridades a cargo de estos problemas siguen cayendo, una tras otra, por un infructuoso accionar o por lo que ahora se denomina efectos de la coyuntura actual.
Las acciones que urgen no se toman a la espera de un plan fiscal que no termina de aprobarse o de un utópico consenso político; las pocas decisiones tomadas llegan a destiempo.
Las malas nuevas provienen ahora del Magisterio, expendedores de combustibles, funcionarios de la Caja de Seguro Social, estudiantes de universidades privadas, muelleros, exportadores bananeros, y para colmos, de los mismos reos que no soportan un sistema penitenciario colapsado.
Sin duda, Costa Rica, como resultado de su estabilidad política, jurídica y macroeconómica y de las políticas de apertura comercial, se ha forjado un ambiente atractivo para empresas y nuevos negocios. Pero el reto es mantener estas condiciones y mejorarlas.
Aunque el presente del país reclama la mayor atención, es crucial pensar también en el futuro; urge mantener un buen clima para inversiones.
Corresponde a las autoridades, muy especialmente a la Presidencia, enviar señales firmes de que el país seguirá teniendo un buen ambiente para negocios, y que este tema crucial para nuestra economía, constituye una verdadera política permanente.


Ver comentarios