Olimpo financiero abre sus puertas
Enviar

Exigencia de usuarios aumenta debido a mayor educación

Olimpo financiero abre sus puertas

Mejora apertura para atender las quejas de clientes 


Llevar un reclamo contra un banco o entidad financiera será más sencillo, gracias al interés de quienes están a cargo de la supervisión del mercado.
Su trabajo complementará lo que hace la Oficina de Apoyo al Consumidor, que a pesar de las limitaciones que tiene para actuar, ha cargado el estandarte defensor de los usuarios.


201310232308410.n111.jpg
Sin embargo, el reto es que ambas instancias colaboren entre sí para dar una mejor atención al cliente, en lugar de duplicar funciones y confundir aún más el proceso de denuncia.
Existe interés en mejorar la atención para los clientes, por parte de las personas que dirigen las superintendencias.
Aunque la gente desconoce los procedimientos para llevar sus dudas, ya las superintendencias que regulan a bancos, operadoras de pensión, puestos de bolsa y seguros trabajan en mejorar las condiciones de la atención al público.
La meta de mejorar la interacción con la gente es consecuencia de la inversión en campañas de educación financiera; clientes mejor educados, demandan servicios de mayor calidad.
A eso se debe el esfuerzo para que los sistemas de atención mejoren en calidad y tiempo de respuesta.
“Se parte del principio que la atención de quejas y reclamos son herramientas que contribuyen a mantener la estabilidad, solvencia y el buen funcionamiento del sistema financiero, acotó Javier Cascante, superintendente general de entidades financieras.
Esta participación de los reguladores, mejorará el escenario actual, en que los clientes se pierden en una maraña de burocracia, que finalmente ahoga la paciencia.
Muchas de las quejas que se hacen en las entidades tardan hasta meses en ser atendidas, por lo que muchos clientes han optado por acudir a la Oficina de Apoyo al Consumidor.
La mayoría de las quejas están relacionadas con tarjetas de crédito, así como con publicidad engañosa, revisión de contratos y verificación de cumplimiento.
Sin embargo, las resoluciones en muchos casos no resultan favorables al cliente, por vacíos legales.
“Me da la impresión de que los usuarios de servicios financieros no tienen claro donde recurrir”, afirma Cinthya Zapata, directora de Apoyo al Consumidor, dependencia del Ministerio de Economía.
Por eso, el reto es llevar las buenas intenciones a una realidad, en beneficio del cliente.
La participación de los supervisores atendiendo quejas, obligará a una coordinación eficiente con la Oficina del Consumidor.
El reto consiste en evitar duplicidad de funciones, y que los tiempos de respuesta mejoren respecto a los actuales.
De cumplir con el objetivo, la gente confiará más en las entidades financieras.
Es la estrategia correcta, para aumentar la cantidad de personas que hacen uso de estos servicios.

201310232308410.n11.jpg

Rodrigo Díaz
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios