Enviar
Con Sumo
Ojo con lo que dice en una red social

Carmen Juncos
[email protected]

Una inmobiliaria presentó una demanda por $50 mil contra una de sus inquilinas, en Chicago, porque esta se quejaba en Twitter de problemas de humedad en su apartamento, según publicó el diario El País, de España.

La empresa argumenta y se defiende, pero en algunos blogs hasta hay gente ofreciéndose a hacer una colecta para pagar si la inmobiliaria gana la demanda con tal de que no se quiten los comentarios de la inquilina que se quejó.

Un comentario entre amigos, si se hace público por medio de una de las redes sociales, puede convertirse en mensaje negativo o positivo, de gran alcance mundial sobre algún producto o servicio. Como ocurre con cualquier otro medio de comunicación.

Sin embargo pareciera haber una importante cantidad de usuarios de la red que piensan que ahí no hay responsables.
¿Sabe usted qué derechos tiene y a decir qué en estos espacios? ¿Sabe si en algún momento se podría enfrentar a una demanda? ¿Hasta dónde la responsabilidad del dueño del dominio y hasta dónde la de quien pone el mensaje?

Tener claras las respuestas parece una tarea pendiente aún para muchas personas. Probablemente lo era para quien se quejó públicamente de su inmobiliaria, con nombre y apellido, hasta que recibió la comunicación sobre la demanda por una suma considerable si los tribunales de justicia fallan en su contra.

Por si acaso, antes de quejarse públicamente sobre productos o servicios específicos, es mejor asegurarse de tener a mano las pruebas.

Ver comentarios