Oferta de InBev divide a la familia Busch
Enviar
Oferta de InBev divide a la familia Busch


Atlanta- Los miembros de la familia que ha manejado Anheuser-Busch Cos., el fabricante de la cerveza Budweiser, por cinco generaciones tienen diferentes respuestas a la oferta de compra por $46.300 millones que hizo InBev NV.
Andrew D. Busch, tío del máximo responsable August A. Busch IV, dijo el 21 de junio que quiere que la cervecera estadounidense siga teniendo su sede en St. Louis y continúe siendo una “compañía fuerte”. Otro tío, Adolphus Busch IV, instó a la junta de Anheuser-Busch a aceptar la propuesta de $65 por acción.

Anheuser-Busch ha examinado los avances de InBev por más
de una semana sin dar una respuesta. Una compra pondría a la cerveza Budweiser, de 132 años de antigüedad, en manos belgas y representaría la tercera mayor adquisición de una compañía estadounidense por un comprador extranjero, según datos compilados por Bloomberg.
La familia probablemente prefiere “una compañía independiente bajo el mando de August Busch”, dijo Thomas Russo, socio en Gardner Russo & Gardner en Lancaster, estado de Pensilvania, que supervisa más de $3 mil millones y tiene en cartera acciones de Anheuser-Busch. “Las respuestas que ellos den ayudarán o pondrán trabas. Es una cuestión de cómo uno opera realmente. Tienen un papel en eso”.
Los directores de Anheuser-Busch se reunieron el 20 de junio para discutir la oferta de la cervecera belga y dijeron estar examinando aún la propuesta de compra al tiempo que prefirieron no dar una respuesta.
“Creo que Anheuser-Busch ha creado un sustancial valor para los accionistas en el largo plazo y seguirá preservando el mejor interés de inversores y empleados”, dijo Andrew Busch en un comunicado que envió por correo electrónico su portavoz. “Apoyo los esfuerzos de Anheuser-Busch par seguir siendo una compañía fuerte con sede en St. Louis, donde nació y ha prosperado por más de 130 años”.
Carlos Brito, máximo responsable de InBev, dijo la semana pasada que estaba comprometido con mantener a St. Louis como la sede de la compañía combinada para Norteamérica. August Busch IV les dijo a los distribuidores en abril, antes de que InBev hiciera su oferta, que no vendería la compañía mientras él estuviera a cargo.

La familia Busch no tiene en la cervecera una cuota lo suficientemente grande como para contrarrestar una votación de los accionistas a favor de la venta. Ejecutivos y directores, miembros de la familia o no, poseen 4,5% de las acciones de Anheuser-Busch, según documentación reglamentaria.
El portavoz de Andrew Busch, el consultor independiente de St. Louis Frank Hamsher, dijo el domingo que su cliente no estaría disponible para una entrevista. Agregó que las tenencias de Busch en la compañía “son sustanciales”, pero prefirió no dar una cifra. Los intentos de contactar a Busch no tuvieron éxito.
Busch se describió a sí mismo en el comunicado como un “miembro no empleado de la familia Busch” que no tiene un papel en las decisiones empresariales.
La combinación que estudia Anheuser-Busch crearía la mayor cervecera del mundo por volumen de ventas y combinaría la cerveza Budweiser de la compañía estadounidense con Stella Artois, Bass y otras 200 marcas de InBev.
Adolphus Busch le dijo a la junta la semana pasada que apoya una venta a InBev, según una copia de una carta que el New York Times colocó en su sitio web.
Anheuser-Busch, la mayor cervecera de Estados Unidos durante más de 50 años, declinó 38 centavos a $60,67 en operaciones compuestas de la Bolsa de Nueva York el 20 de junio. InBev bajó 67 centavos a 46,93 euros a las 11:38 en Bruselas.
Anheuser-Busch contactó al máximo responsable de Grupo Modelo SAB, Carlos Fernández, con vistas a una posible combinación que neutralizara la compra de InBev, informó el Wall Street Journal días atrás este mes. Modelo pertenece en un 50% a Anheuser-Busch a través de cuotas directas e indirectas.

Ver comentarios