Enviar
Visitantes extranjeros rendirán sus informes finales en varios días
Observadores certificaron jornada tranquila

• Delegaciones destacaron civismo de los costarricenses

Carlos Jesús Mora
[email protected]

Los observadores internacionales que vigilaron ayer el proceso de votaciones a nivel nacional no detectaron mayores complicaciones durante la jornada.
Al cierre de las urnas a las 6 p.m., los representantes de varios países y organismos internacionales consideraron que el proceso había transcurrido de manera ordenada.
Para la consulta popular acudieron 184 observadores provenientes especialmente de Latinoamérica. Nunca antes en unos comicios en el país había acudido tal cantidad de vigilantes.
La delegación más numerosa en esta ocasión fue la de la Organización de Estados Americanos (OEA), cuyo secretario general, José Miguel Insulza, acudió a fiscalizar las votaciones.
“Hemos visto a la gente votar tranquila, no parece estar demasiado tensa o indignada, Costa Rica nos va a dar una muestra más de civismo al que nos tiene acostumbrados”, dijo Insulza, tras realizar un recorrido por diversos centros de votación del área metropolitana.
En el informe final de la OEA se incluirán las denuncias presentadas antes de que se abrieran las urnas, respecto a la supuesta injerencia del gobierno estadounidense a través de una carta dada a conocer por la Casa Blanca, sobre las implicaciones de rechazar el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (Cafta), confirmó Paul Durant, jefe de la misión de la OEA en el país.
De igual forma la OEA incluirá en su informe una cláusula respecto al memorándum elaborado por el ex vicepresidente Kevin Casas y el diputado Fernando Sánchez, en la que ambos promovían diversas estrategias a favor del “sí”.
Además de la OEA otras instancias supervisaron la jornada electoral, entre ellas la Universidad para la Paz, la Iglesia Luterana Mundial, la Fundación Konrad Adenauer y la Procuraduría de Derechos Humanos.
Ayer al cierre de las urnas los observadores se trasladaron al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), donde presenciaron la sesión solemne de los magistrados, la transmisión de datos y el escrutinio provisional.
Para Luis Antonio Sobrado, presidente del TSE, la gran cantidad de observadores se debe a que este es el primer referéndum en la historia del país y que su presencia reconoce el papel de este órgano en el sistema político nacional.
La trascendencia que la decisión tomada ayer por Costa Rica podría tener en otros países también motivó a partidos políticos extranjeros a enviar observadores del proceso del referéndum.
Uno de ellos fue el guatemalteco Unidad Nacional de la Esperanza, del candidato Alvaro Colom, quien obtuvo la mayoría de votos el pasado 9 de setiembre a pesar de no superar el margen necesario para evitar la segunda ronda.
“Los ojos del mundo estuvieron puestos en Costa Rica, y nosotros admiramos este paso del pueblo costarricense al no dejarse imponer por un grupo en el poder un tratado que le podría ser adverso… Es una decisión que podría generar acciones en otros países que ya han ratificado acuerdos comerciales con los Estados Unidos”, adujo Miguel Angel Ibarra, observador de ese grupo.
Entre los observadores también estuvo presente Cuauhtémoc Sandoval, diputado del mexicano Partido de la Revolución Democrática (PRD), quien dijo que un eventual gane del “no” representaría una nueva esperanza para países insatisfechos con los tratados comerciales acordados con Estados Unidos.
“Negociar con ese país es como poner a negociar un tiburón con una sardina, por lo que es necesario que Latinoamérica negocie en bloques de países más grandes. En México queremos una renegociación del capítulo agropecuario y esto significaría una oportunidad”, afirmó.


Ver comentarios