Obligan a medallistas de oro de EEUU a permanecer en Brasil
Ryan Lochte, nadador estadounidense. Foto AFP/La República.
Enviar

Un juez de Brasil emitió una orden para decomisar los pasaportes de los nadadores estadounidenses Ryan Lochte y James Feigen como parte de una investigación relacionada con un presunto robo a mano armada a los atletas el domingo.

La medida es para asegurar que los atletas permanezcan en Brasil en tanto continúa la investigación, dijo la juez Keyla Blanc de Cnop a través de un comunicado. La juez dijo que existían contradicciones en los testimonios que proporcionaron los nadadores, ambos medallistas de oro en Rio. Otros dos miembros del equipo de natación de Estados Unidos también estuvieron involucrados en el supuesto robo.

La policía no pudo localizar a los atletas el miércoles por la mañana en la Villa Olímpica. Lochte estaba de regreso en Estados Unidos antes de que el juez emitiera la orden, reportó Associated Press, citando a su padre. La ubicación de Feigen no pudo ser confirmada.

"El equipo de natación salió de las instalaciones olímpicas después de que terminaron las competencias, por lo que no fue posible hacer que los atletas estuvieran disponibles ", dijo a través de un comunicado, Patrick Sandusky, vocero del Comité Olímpico de Estados Unidos.

La investigación comenzó después de que la madre de Lochte dijo a los medios que su hijo había sido robado. El Comité Olímpico Internacional negó en un inicio que hubiera habido un robo, antes de retractarse. Posteriormente, Lochte, 12 veces medallista Olímpico, compartió detalles del incidente a NBC, diciendo que los criminales se hicieron pasar por policías.

Imágenes de las cámaras de seguridad que circularon en las redes muestran a los nadadores regresando a la Villa Olímpica después del supuesto incidente en un modo muy relajado mientras sacan sus pertenencias antes de pasar por el detector de metal.

Las denuncias de los nadadores constituyen un revés para las autoridades brasileñas quienes están llevando a cabo la operación de seguridad más grande en la historia de la nación. Alrededor de 85 mil personas, incluyendo soldados, policía local y estatal, han sido desplegados por todo Río de Janeiro durante estos Juegos.


Ver comentarios