Enviar
Mandatario de EE.UU. dijo que ataque fallido en Navidad dejó al descubierto fallos “inaceptables”
Obama anuncia reformas inmediatas en seguridad
Modificar los sistemas de detección en los aeropuertos será primera medida

Washington
EFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, insistió ayer en que el reciente ataque fallido contra una aerolínea estadounidense el día de Navidad ha dejado al descubierto fallos “inaceptables” de inteligencia y anunció reformas “inmediatas”.
“Afrontamos un desafío de extrema urgencia”, indicó Obama tras reunirse con miembros de su Gabinete y su equipo de seguridad nacional, a lo que añadió que lo ocurrido el día de Navidad pone de manifiesto que “Al Qaeda y sus aliados extremistas no se detendrán ante nada en su esfuerzo de matar estadounidenses”.
El mandatario apuntó que los sistemas de seguridad del país fallaron de forma “potencialmente desastrosa” al permitir que un joven nigeriano de 23 años, Umar Farouk Abdulmutallab, abordase una aerolínea estadounidense con explosivos en su ropa interior.
Insistió en que la comunidad de inteligencia tenía suficiente información para haber detectado y “potencialmente” desarticulado el atentado fallido.
“Pero la comunidad de inteligencia fracasó a la hora de conectar todos los datos, lo que habría colocado al sospechoso en la lista de personas a las que no se permite volar”, subrayó Obama.
“Aceptaré que la información de inteligencia es por naturaleza imperfecta, pero está cada vez más claro que la información de inteligencia no fue debidamente analizada o calibrada. Eso no es aceptable y no lo toleraré”, aseveró.
El nombre de Abdulmutallab estaba en una lista que incluye a unos 550 mil sospechosos de terrorismo, pero no en una que hubiera permitido que se le sometiese a escrutinio adicional o que le hubiera impedido volar.
Obama encargó, tras el incidente, dos revisiones paralelas.
La primera, de la que se encarga la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, evalúa los sistemas de detección en los aeropuertos y los cambios necesarios para una mayor efectividad.
La segunda, capitaneada por el asesor en temas antiterroristas de Obama, John Breenan, trata de determinar cómo pueden funcionar mejor las listas de vigilancia terrorista.
“Esta revisión en marcha sigue revelando más fallos humanos y sistémicos que casi cuestan la vida a 300 personas”, afirmó el gobernante.
Adelantó que la Casa Blanca divulgará una versión abreviada del informe preliminar de la revisión en marcha en los próximos días.
“Dejé claro a mi equipo que quiero que las revisiones iniciales se completen esta semana”, apuntó.
“Quiero recomendaciones específicas para acciones correctivas para solucionar lo que no funcionó”, añadió Obama, quien comentó que quiere que “esas reformas se implementen de forma inmediata para que lo sucedido no vuelva a repetirse” y se eviten ataques futuros.
“Tenemos que mejorar y mejoraremos y tenemos que hacerlo rápidamente”, insistió.
Mencionó que durante los próximos días anunciará medidas de seguridad adicionales a las que ya se han adoptado y que incluyen la inspección exhaustiva de ciudadanos de 14 países, entre ellos Yemen, Nigeria y Arabia Saudí.
Las medidas que anunciará perseguirán una mejor integración de información y la inspección más detallada de los pasajeros aéreos.
Entre los asistentes al encuentro de ayer estuvieron la secretaria de Estado, Hillary Clinton, el titular de Defensa, Robert Gates; el fiscal general, Eric Holder, y los directores de la CIA, Leon Panetta, y del FBI, Robert Mueller.
El director de Inteligencia, Dennis Blair, el titular del Centro Nacional de Contraterrorismo, Michael Leiter, y el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, James Jones, también concurrieron.
A ellos se sumaron, entre otros, Napolitano y Brennan.
Obama reiteró su intención de cerrar el penal de la base naval estadounidense de Guantánamo, ubicada en Cuba, aunque señaló, en línea con lo adelantado ya por el portavoz presidencial Robert Gibbs, que se suspenderá de momento el envío de prisioneros yemeníes al país árabe.
El jefe de la Casa Blanca ha atribuido la trama del atentado fallido a la filial de la red terrorista Al Qaeda en Yemen.
En la actualidad hay unos 90 yemeníes en Guantánamo y se preveía que alrededor de la mitad fuesen transferidos a su país de origen, planes que por el momento quedan cancelados.
Ver comentarios