Logo La República

Sábado, 22 de enero de 2022



NACIONALES


Nueva demanda reafirma divorcio con Nicaragua

Luis Fernando Cascante lcascante@larepublica.net | Martes 25 febrero, 2014

Tras solicitar a Nicaragua que un órgano especializado de las Naciones Unidas definiera límites provisionales en los mares y no obtener respuesta, el país eleva el caso hoy ante la CIJ. AFP/La República


País exhortará a CIJ para definir límites marítimos

Nueva demanda reafirma divorcio con Nicaragua

Concesión de bloques petroleros en mares nacionales preocupa al Gobierno

Ante la negativa nicaragüense para definir los límites marítimos con nuestro país, más el interés por concesionar bloques petroleros en mares costarricenses, el Gobierno presentará hoy una nueva demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Así lo dieron a conocer ayer la presidenta Laura Chinchilla y Enrique Castillo, canciller de la República, en conferencia de prensa.
El país desde hace más de diez años intenta fijar los límites en los mares con Nicaragua, pero se volvió a negar el año anterior, luego de que en 2005 otra propuesta nacional fuera rechazada.
La preocupación aumenta luego de que en junio se diera a conocer que Daniel Ortega, presidente de ese país, concesiona bloques petroleros en territorio marítimo nacional a empresas extranjeras.
Los nicaragüenses pretenderían dar en concesión unos 15 mil kilómetros cuadrados en el Caribe y 20 mil kilómetros cuadrados en el Pacífico, según Cancillería.
Costa Rica se intentó comunicar con Nicaragua para conversar sobre este tema, y ante el caso omiso de la contraparte, el país buscará que la Corte de La Haya defina los límites.
El costo de la demanda podría ascender los $4 millones, y para esta ocasión el abogado Coalter Lathrop tomará la defensa nacional, ante la eventual salida de James Crawford, quien concursa para ser juez en la misma Corte.
“El gobierno nicaragüense no ha respetado nuestros derechos ni ha echado para atrás con los buques. Se nos busca despojar de nuestro espacio marítimo, están extendiendo invitaciones a potencias para que utilicen y exploten esos espacios”, comentó Laura Chinchilla.
La mayor preocupación del Gobierno es que esta situación se utilice con intenciones expansivas, por lo que descartan volver a la ruta del diálogo.
Para la solución de este conflicto limítrofe se espera que el proceso tome unos cuatro años.
“Hemos esperado toda una vida para que esto se solucione, no existen límites marítimos. Cuatro años es nada”, dijo la mandataria.
En caso de que una empresa petrolera entre a mar nacional, el Gobierno tomaría medidas por la vía diplomática, pero por el momento no se busca ninguna medida cautelar, según explicó el canciller.


Luis Fernando Cascante
lcascante@larepublica.net
@La_Republica


 






© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.